Con los primeros reportes de encendido de pozos y de despeje de las vías en los sitios aledaños a diversos bloques, arrancó desde esta mañana un paulatino proceso de recuperación de la producción petrolera en el país. Este, sin embargo, podría demorar al menos un mes en regresar a las condiciones originales anteriores al paro de 18 días protagonizado por organizaciones indígenas, que golpeó duramente a esta industria.

El ministro de Energía, Xavier Vera Grunauer, explicó en diálogo con EL UNIVERSO que empezó a recibir los reportes de empresas petroleras como Petrosud, Frontera Geo Park, entre otras. En Sucumbíos, Frontera Geo Park expresó que el bloqueo de las vías aledañas al bloque 88 ya fue levantado y se empezaba a dar energía a varias plataformas, además se empezó a trabajar en inspecciones correspondientes y aplicar los protocolos de seguridad, para reiniciar la producción. En el bloque Villano se informó que los alrededores siguen ocupados por indígenas, pero ya se estaba coordinando con la Fuerza Pública para informarles que el paro se había terminado. Consideró que esto podría ser un problema de que aún no les había llegado la comunicación desde los jefes de sus organizaciones colectivas.

En Pindo, Petrosud también anunció que se ha dado luz verde por parte de las comunidades para retomar el trabajo en el campo. De esta manera, se está dando un arranque progresivo de los pozos. Además se encuentran haciendo una supervisión de los equipos en línea, de las válvulas, entre otros. En el sector de Palanda, que también lo maneja Petrosud ya se está trabajando normalmente. En esa zona, existen dos pozos apagados por bajo nivel de diésel y se está trabajando para que de manera inmediata pueda acceder a este combustible y retomar la operación. Entre tanto, Petroecuador dijo también que está trabajando en un plan operativo para recuperar lo más pronto posible la producción.

El secretario de Estado indicó que desde anoche un equipo técnico encabezado por el gerente de Exploración y Producción de Petroecuador se trasladó a territorio para hacer las visitas correspondientes a los distintos campos para verificar el estado. En todo caso, dijo que ya se han recuperado 20.000 barriles por día, que aún resulta bajo si se considera que la producción total antes de la paralización bordeaba los 500.000 barriles y bajó a 230.000 barriles por día al finalizar el paro.

Publicidad

Recordó que se llegó a tener 1.215 pozos cerrados, pero que realizando una serie de esfuerzos se han reabierto 173. Al momento continúan cerrados 1.142 pozos en las provincias de Orellana, Sucumbíos, Pastaza y Napo, de los cuales 926 son Petroecuador y 216 de las empresas privadas. Sin embargo, la idea es ir recuperándolos de a poco.

Dijo que las empresas privadas y el Estado estuvieron en constante coordinación a través de un comité de crisis, que permitió evaluar todos los días el comportamiento de la producción. Y ahora en esta nueva etapa, el sector petrolero tiene un plan de acción que será ejecutado con Petroecuador y empresas privadas, a fin de recuperar los pozos. Primero se hará un trabajo con los de mayor producción. Explicó que la respuesta de cada pozo depende de las condiciones hidrogeológicas del yacimiento. Comentó que el petróleo está en los poros de las rocas y es un geomaterial no homogéneo. Entonces, depende de la conformación de cada pozo para que su recuperación sea más ágil o demore un poco más.

Tisaleo ya está operativa

El ministro Vera confirmó, además, que ya está operativa la subestación Tisaleo. Precisó que mañana acudirá personalmente a inspeccionar el estado de esta infraestructura y evaluar posibles daños, luego que había sido tomada a la fuerza por unos 300 comuneros de la zona y que obligaron a apagarla. Dijo, sin embargo, que gracias a un trabajo de inteligencia que se había hecho cuando ocurrió el problema, se logró “baipasear” (hacer un baipás o derivación) a través del sistema interconectado y con ello se garantizó la provisión de energía eléctrica a todo el país. También recordó que por el problema generado con la toma de antenas en Ambato se generó un problema eléctrico, que ya fue solucionado. En este sentido, consideró que el sistema energético del país salió bien librado de posibles riesgos. Admitió que no fue un tema fácil, sino producto de una coordinación ardua con la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec), el Operador Nacional de Electricidad (Cenace), la Agencia de Regulación y Control de Energía (ARC), las Fuerzas Armadas y la Policía. (I)