Publicidad

Presupuesto, ineficiencias y falta de priorización se atribuyen como causas de caída de producción petrolera

El ministro de Economía y el experto Miguel Robalino analizan probables salidas a compleja situación.

La Contraloría General ha observado la práctica de la estatal Petroecuador de vender petróleo a través de intermediarios porque el Estado pierde mucho dinero.

La producción petrolera estatal no logra recuperarse a los niveles prepandemia y presenta cifras a la baja pese a la recuperación del precio. La reducción de presupuesto para inversión, en medio de la fusión de Petroecuador y Petroamazonas, la ineficiencia y falta de priorización en los procesos serían los principales motivos para la situación.

Por ejemplo, la producción de Petroecuador cayó de 397.095 barriles (20 de febrero) a 393.438 barriles diarios (21 de febrero), es decir, 3.657 barriles diarios menos de acuerdo con los datos de la Agencia de Regulación de Energía y Recursos Naturales no Renovables (ARC). Según la Agencia, la actual producción de la estatal petrolera (393.438 b/d) es el 96,3% de la estimación que es 408.704 b/d. Esta producción es menor al promedio prepandemia y que estaba en el orden de los 425.000 b/d para la estatal. En todo caso, la producción privada se mantiene en niveles por sobre lo programado. El 21 de febrero produjeron 103.400 barriles, mientras que lo estimado era 88.600 barriles.

En paralelo, en estos días se conoció que Petroecuador no tendrá suficiente crudo en el 2022 para cumplir con todos los compromisos que tiene con preventas con países como China y Tailandia.

Sobre el tema, el ministro Mauricio Pozo considera que la baja de producción petrolera se puede dar al menos por dos motivos: la falta de inversión y las ineficiencias. En este sentido, dice que no es correcta la perspectiva de que dándole más dinero a la empresa va a haber mayor producción. Explicó que el Estado al momento no tiene esos recursos. Por lo que una manera de compensar sería buscar el ingrediente de la participación privada, tanto en el financiamiento como la tecnología, que la parte estatal no poseen. Puso como ejemplo el Campo Sacha que produce 70.000 barriles y que no ha podido incrementar la producción en manos estatales. Entonces, a través de la concesión se podría entregar a fin de que sí se produzca más.

Para Miguel Robalino, abogado petrolero, la baja de producción, que es un problema crítico, tiene visos de descuido, falta de priorización e inestabilidad en la cúpula de la empresa. Un ejemplo de ello es la falta de ejecución para que se empiece con la explotación de Ishpingo que podría haber dado 20.000 barriles más. En este caso, fueron primero la falta de entrega de licencias y luego la falta de dinero ($ 50 millones) para la construcción de la carretera. En catorce años, opina, no ha habido un cumplimiento de los planes de inversión que significan exploración, extracción y construcción de infraestructura. Tampoco se han actualizado las reservas petroleras.

Entre tanto, para Pozo, otra arista es la eficiencia. En este sentido, Pozo dijo que tras la fusión hay una oportunidad de bajar costos y ser más eficientes. Explicó que actualmente hay 10.000 empleados en la empresa fusionada. Pero no tiene sentido mantener duplicidad de funciones. Explicó que existen puestos duplicados y sobrevalorados. Por ello se trabaja en este tema. En estos días la empresa petrolera ya ha experimentado algunas salidas de funcionarios, y según informan sus empleados, hay un ambiente de zozobra, por la falta de estabilidad laboral en este momento.

El ministro Pozo también considera que es una tarea pendiente el buscar renegociar contratos petroleros a fin de que generen un mayor beneficio al Estado. Existen algunos contratos que benefician al Estado cuando hay precios altos, pero cuando están bajos lo perjudican. La idea es buscar contratos que permitan un beneficio más permanente. La posibilidad de que haya una participación del sector privado en la importación de combustibles, también podría ayudar a bajar la presión en las arcas fiscales o en las de la empresa.

Mantenimiento de 40 días en refinería

EP Petroecuador inició la semana pasada un mantenimiento programado de la Unidad No Catalíticas 2 de Refinería Esmeraldas. Los trabajos se realizarán durante 40 días y tienen la finalidad de mejorar las condiciones operativas y de seguridad de esta planta que produce gas de uso doméstico y nafta de alto octanaje para consumo interno.

El gerente de EP Petroecuador, Gonzalo Maldonado, informó que estas actividades son monitoreadas permanentemente por los técnicos de la empresa y aclaró que el proceso no incidirá en la producción de combustibles, por lo cual EP Petroecuador garantizará el abastecimiento interno de hidrocarburos y el despacho oportuno desde los terminales de productos limpios del país. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?

Lo último

Naturaleza tiene derechos

Salvaguardar los derechos de la naturaleza debe ser tema de agenda de los candidatos a la presidencia.

Publicidad