En la sesión inicial de revisión de las observaciones presentadas durante el primer debate del proyecto de Ley urgente sobre Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal los asambleístas miembros de la comisión que tramita la propuesta del Ejecutivo ratificaron su posición frente a la base imponible de contribución de las personas y el porcentaje de las deducciones por gastos personales.

Desde la comisión se habló de que no se consideraran las observaciones que se presentaron durante la primera versión del proyecto, que el análisis del segundo debate partirá de aquellas que presenten los gremios, organizaciones sociales, instituciones públicas y legisladores.

Son cinco temas centrales sobre los cuales versará el debate en la comisión y sobre los que se han presentado al menos 19 observaciones por escrito de parte de gremios, organizaciones sociales, instituciones públicas y legisladores.

Cinco temas preocupan a gremios, legisladores y al Gobierno en proyecto urgente de Desarrollo y Sostenibilidad Fiscal

Los temas se refieren al porcentaje del impuesto a la renta, modificaciones, el cálculo de las deducciones o eliminación de estas; el cálculo del impuesto a los consumos especiales (ICE) y exoneraciones del impuesto al valor agregado (IVA); el régimen especial para la repatriación de capitales; determinar modificaciones al impuesto a la herencia; y, el cálculo del impuesto a la renta con respecto a las transacciones y venta de inmuebles.

Publicidad

En la primera revisión del proyecto, los legisladores mostraron sus preocupaciones relacionadas con la tabla de contribuciones y además reducción del porcentaje que una persona puede acceder a los deducibles por consumo.

En la comisión se dijo que los puntos claves de discusión, en esta última etapa de trámite, estarán enfocados en el impuesto extraordinario al patrimonio tanto para personas naturales como para sociedades, luego el impuesto a la renta donde la disyuntiva está en cómo se modificaría su estructura recaudatoria y las deducciones que puedan aplicarse al impuesto a la renta.

La repatriación de capitales, según el equipo técnico de la comisión, recibió varias críticas fundamentalmente por varias incidencias que puede tener en el tema de lavado de activos, la existencia de delitos prexistentes, el ICE a los licores y el Régimen Simplificado para Emprendedores y Negocios.

El legislador César Rohón (antes del PSC) ratificó que es fundamental mantener las deducciones por gastos personales en la reforma tributaria, que se favorezca al bolsillo de los ecuatorianos y no se castigue, que la reforma debe hacer con equilibrio y justicia. Esta posición fue compartida por el asambleísta Carlos Zambrano, de UNES.

Publicidad

Wilma Andrade señaló que su partido, la Izquierda Democrática, resolvió mantener las deducciones sobre todo en los porcentajes que se habían determinado inicialmente, porque al subir a $ 10.000 la deducción se bajan los porcentajes de cálculo, con lo cual el beneficio se anula. Que la ID se mantendrá en que la base de cálculo para las aportaciones empiece para quienes ganen más de $ 3.500 mensuales.

En cambio, la asambleísta Nathalie Arias (BAN) explicó que una de las preocupaciones que tenía la mesa durante el primer debate es evitar un daño irreparable a la cultura tributaria, por ello nace el ajuste en el monto de las deducciones a $ 10.000 y no de $ 5.000 como inicialmente planteó el Ejecutivo.

El representante de Pachakutik Cristian Yucailla indicó que su bancada considera que la base imponible para las contribuciones de las personas debería estar dirigida para quienes ganen un sueldo por encima de los $ 3.000 o $ 3.500 mensuales, y al mismo tiempo es partidario de mantener los deducibles.

La comisión esperará la presencia de las autoridades económicas del Gobierno para que presenten simulaciones sobre las tablas respecto de las bases imponibles y los deducibles.

Publicidad

También el representante de la sociedad civil, Juan Francisco Jaramillo, planteó algunas observaciones sobre el proyecto que discute la Asamblea acerca del impuesto al patrimonio, donde considera la necesidad de determinar el concepto o lo que se debería entender por bienes improductivos, así como la necesidad de aplazar la temporalidad del cobro de la contribución.

Hacer ciertas exclusiones dentro de la contribución, para evitar la doble imposición o efecto cascada, además de excluir a sectores vulnerables, y finalmente, la posibilidad de amortizar el pago como gasto deducible en periodos de hasta cinco años.

Respecto al impuesto a la renta de personas, desde la sociedad civil se planteó un esquema gradual de impuesto a la renta donde existan varios niveles de deducción, de tal manera que se mantenga la progresividad en el cobro del impuesto a la renta y se fortalezca la cultura tributaria.

Sobre el ICE e IVA, se propone que las tarifas no perjudiquen al sector productivo, consumidores y sean consistentes con la política ambiental y la lucha contra el contrabando y la informalidad. (I)