A $ 660.000 ascendería hasta el momento la pérdida generada en el campo Armadillo (bloque 55, provincia de Orellana), luego de la toma de este por parte de la comunidad huaorani Dikapari y de trabajadores de la misma comunidad que habían sido contratados por la empresa Ecuaservoi, cuya mayor accionista es la empresa Belorusneft de Bielorrusia.

Armadillo, que pertenece a Petroecuador pero que está manejado por Ecuaservoil como prestadora de servicios, producía cerca de 2.000 barriles de petróleo por día, pero de momento se encuentran apagados los once pozos que funcionaban en este campo.

El ministro de Energía, René Ortiz, informó que “se estima una pérdida de aproximadamente $ 110.000 por cada día que continúe la paralización, producida tras un desacuerdo de carácter estrictamente laboral entre doce trabajadores pertenecientes a la comunidad y la empresa contratista, conflicto que es de estricta competencia del Ministerio del Trabajo”.

De lo que se conoce, el problema se generó porque la empresa Ecuaservoil no ha registrado utilidades en el 2020.

El pasado 14 de abril de 2021, la comunidad huaorani Dikapari bloqueó el libre tránsito a las instalaciones y desalojó al personal operativo y a 21 militares que resguardaban el lugar, acciones que produjeron el apagado de once pozos.

Tras los incidentes ocurridos, EP Petroecuador solicitó el apoyo de la Gobernación de Orellana y emitió un acto urgente a la Fiscalía de la misma provincia para que se restablezca el orden público y las operaciones. También dijo que ha mantenido acercamientos con la contratista y los trabajadores, solicitando a la primera actuar bajo la ley y realizar las acciones necesarias para superar estos inconvenientes, que eviten afectaciones a la población, a la producción petrolera y a los intereses del país.

Entre tanto, el gerente de Petroecuador, Gonzalo Maldonado, hizo un llamado al diálogo para que ambas partes se sienten en la mesa de negociación, solucionen los inconvenientes y retomen las operaciones en Armadillo.

En 2015, EP Petroecuador (antes Petroamazonas EP) firmó con la compañía Ecuaservoil S. A. un contrato para la provisión de servicios específicos integrados con financiamiento de la contratista, para la ejecución de actividades de optimización de la producción, de recuperación mejorada y de exploración en el campo Armadillo. El plazo establecido es de quince años, con una inversión comprometida de $ 123,50 millones, de los cuales se ha ejecutado a la fecha el 97,5%, y se espera en este 2021 cumplir con el 2,5% restante.

Lo sucedido es un nuevo problema que presenta la empresa. Hace pocos días, en el portal Periodismo de Investigación se informó sobre deudas de $ 50 millones que tendría la empresa bielorrusa, encargada de Armadillo, con sus proveedores ecuatorianos.