El presidente de la República, Guillermo Lasso, señaló como lesivos a los intereses del Ecuador los contratos de comercialización del crudo con China. Explicó que existen unos $ 2.000 millones del total de la deuda de $ 4.600 millones con ese país, relacionados con este tipo de contratos de los cuales se beneficiaron intermediarios ecuatorianos e internacionales, dijo.

En este sentido, explicó que en su reciente visita a China se presentó el pedido al presidente de ese país, Xi Jinping, de renegociar la deuda ecuatoriana. La postura del Gobierno ha sido por un lado agradecer la ayuda que ha brindado China en el tema de vacunación, pero también explicar que la pandemia generó problemas económicos a nivel global. Entonces, se ha pedido ampliar plazos de la deuda total, bajar tasas y, finalmente, desvincular el crudo de aquellos contratos donde hay intermediarios ecuatorianos y extranjeros que se han aprovechado.

Ahora, lo que cabe es que los ministros de Economía de China y Ecuador se sienten en una mesa para que hablen, como ya hablaron antes del viaje, y ponerse a trabajar en el proceso, dijo.

Efectivamente, de lo que se ha conocido en Ecuador, informes de Petroecuador, revelados ante la Comisión de Fiscalización de la Asamblea, confirman que el perjuicio para la comercialización de crudo en los contratos con empresas asiáticas ha sido de $ 3,6 por barril. Adicionalmente, la adjudicación de los contratos poco transparente está contaminada por tramas de corrupción y pagos de sobornos que han sido develados ante tribunales estadounidenses por Raymond Kohut, ex hombre fuerte de Gunvor (intermediaria petrolera rusa). Recientemente, este Diario dio a conocer cómo en la trama de la intermediación también participaban bancos europeos, que trabajaban con las intermediarias.

Publicidad

Publicidad

Lasso dijo que su gobierno va a actuar con transparencia, y se publicará la información sobre los contratos de deuda y la intermediación de crudo. Además, rechazó la actuación del gobierno de Rafael Correa, en el que se celebraron esos contratos, y en el que además se los declaró confidenciales. “Jamás debieron ser confidenciales los términos de la relación financiera con China; todos tenemos derecho de conocer qué negoció el Gobierno”, comentó.

El presidente dijo que de manera general, los términos financieros y los saldos que tiene Ecuador al momento con China tienen términos razonables. Sin embargo, la obligación de vender el petróleo “supuestamente a China” es lesiva para el país. En este sentido, anunció que se entregará a la Fiscalía y a la Procuraduría del Estado la información recabada y se verá la posibilidad de iniciar acciones legales, tanto locales como internacionales, con miras a proteger los intereses de los ecuatorianos.

Otro tema importante, anunciado esta mañana por el presidente Lasso, fue que no se tomará más financiamiento de China. Explicó que este año el precio del crudo alto apoya la economía y no existiría la necesidad de mayor endeudamiento. “Tenemos las cuentas en orden”, dijo.

Lasso también aseguró que el tema de Coca Codo Sinclair no estuvo en la mesa de conversaciones, pues no se incluyeron temas que tengan conflictos legales o de arbitraje. En todo caso recordó que este bien aún no ha sido recibido de manera oficial por Ecuador y en su proceso contractual aún hay espacio para reclamaciones.

Impuestos

Sobre la molestia que existe en ciertos sectores de aquellos que ganan más de $ 2.500 por el incremento del impuesto a la renta, el presidente dijo comprender la incomodidad de los contribuyentes, pues a nadie le gusta pagar impuestos. Sin embargo, garantizó que esos dineros están siendo bien utilizados y puso como ejemplo el financiamiento de programas contra la desnutrición infantil, bonos para madres vulnerables.

Además recalcó que en su gobierno no hay escándalos de corrupción. Aseguró que el incremento de la recaudación tributaria que se ha dado en estos meses obedece, a más de la reactivación económica, a que el SRI está cobrando a quienes antes no estaban pagando, aunque debían hacerlo. También destacó que en la nueva Ley de Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal se han establecido disposiciones para que nadie que tenga negocios en el Ecuador pueda argumentar que no es residente fiscal y así evitar pagar impuestos.