La crisis logística global que impacta en el costo de los fletes navieros y en la disponibilidad de contenedores, de la que Ecuador no es ajeno, ha impulsado a los diferentes actores del comercio exterior: exportadores, importadores, miembros de la cadena logística conexa como puertos, navieras y todos los proveedores de servicios de este sector, a idear alternativas en busca de minimizar lo más posible los efectos.

Estos efectos se traducen en el encarecimiento de los costos de enviar y traer mercadería o insumos; en este último caso de hasta más del 300 % si proceden de destinos lejanos como China, por ejemplo, el primer proveedor de Ecuador.

Una de estas alternativas es la creación de un Frente de Emergencia Logística, reveló Xavier Rosero, vicepresidente ejecutivo de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), quien explicó que este ente actuará y se basará en abordar tres pilares fundamentales: logística, competitividad y seguridad.

“La logística tiene que ser competitiva, segura y eficiente porque en estos momentos necesitamos identificar todos esos cuellos de botella en los que podemos ser mucho más dinámicos en el movimiento de la carga a nivel del país”, explicó Rosero, quien especificó que en este ámbito se busca que cuando los contenedores lleguen a Ecuador no se queden dilatados tanto tiempo, sino que, por el contrario, se muevan de manera ágil para que el contenedor del importador lo pueda utilizar el exportador rápidamente.

Publicidad

El costo de traer las importaciones de China subió 187% este año respecto al 2020, ¿pero hay un aumento de precios para el consumidor final?

En cuanto a la competitividad, el dirigente aseguró que han detectado que existen sobrecargas tributarias que generan que la logística tenga un sobrecosto adicional al que están obligados por las condiciones internacionales, prueba de aquello, según Rosero, es que los fletes navieros siguen enfrentando el cobro del impuesto a la salida de divisas (ISD).

“Si nosotros logramos reducir este segmento de salida de divisas en los fletes navieros vamos a tener una contraprestación, no solo en exportación sino también en importaciones”, expresó Rosero, quien aclaró que el ISD solo se paga en Ecuador, porque es un impuesto que no existe en los otros países

En cuanto a la seguridad, citó la situación que se da en los diferentes puertos del país donde se detecta carga contaminada por grupos delictivos que ponen en riesgo la marca país, que según el vicepresidente de Fedexpor “tantos años y décadas nos ha costado posesionar”.

“Creemos que todos los esfuerzos que hagamos a través de la logística tienen que asegurar una trazabilidad y unos estándares de seguridad en zonas portuarias y extraportuarias que permitan garantizar que la carga desde que sale de la finca, desde que sale del puerto, tenga completa certeza, completa seguridad”, añadió Rosero, quien aseguró que los contenedores son contaminados en los puertos.

Publicidad

Sin embargo, la propuesta de Fedexpor no es la única, otros gremios han planteado diversas alternativas, como la Cámara de Comercio de Guayaquil.

Gabriela Uquillas, asesora aduanera del gremio, indicó que se presentó una propuesta formal al Gobierno que busca que el costo del flete no forme parte de la base imponible de los tributos al comercio exterior como ocurre actualmente.

Esto, debido a que los impactos de la crisis logística ya se reflejan en el valor de las mercancías y la escasez de los productos en el mercado, en cuanto a las importaciones. Mientras, en las exportaciones se denota en el encarecimiento de los productos ecuatorianos en el exterior, lo que les resta competitividad.

Uquillas explicó que los tributos de importación se pagan actualmente sobre el valor de los productos, más el costo del flete, más el costo del seguro. “Nuestra petición ha sido eliminar el componente flete para evitar que este sobrecosto, que en los actuales momentos y en algunos casos llega a sobrepasar el valor de la mercancía, no genere un impacto en los tributos a pagar al Estado”, indicó Uquillas, quien aseguró que se estima que la situación logística se extienda hasta el 2022.

Publicidad

Los fletes para exportar madera a países lejanos como India aumentaron hasta 700 % con relación al precio previo a la pandemia del COVID-19

Con Uquillas coincidió Rosero, quien aseguró que el comité propuesto por Fedexpor abordará este frente (la situación del 2022) y otras decisiones en el transcurso de ese año y las secuelas que queden para los años siguientes.

Por su parte, Francisco Jarrín, presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil, aseguró que otros países de la región, como Perú, también han solicitado a sus Gobiernos medidas similares a las que se plantean en Ecuador.

“Se ha solicitado a los entes gubernamentales considerar un costo logístico de referencia, ya que actualmente el costo del flete influye de manera directa en el cálculo del ad valorem a cancelarse en las importaciones, teniéndose así una problemática por partida doble: mayor costo logístico, y mayor costo ad valorem a cancelarse”, sostuvo el dirigente.

Añadió que desde su gremio también se propuso que se considere la reducción o eliminación del monto del flete para calcular la valoración aduanera y con ello poder compensar, al menos, el incremento del arancel que se está generando; o en su defecto permitir la exoneración del ISD por aquellas importaciones que vienen de países con mayor encarecimiento.

Publicidad

Felipe Ribadeneira, presidente de Fedexpor y del Comité Empresarial Ecuatoriano, resaltó además que Ecuador también podría gestionar acciones a nivel externo en busca de apoyo de organismos internacionales.

“El frente externo no depende (de nosotros), pero se puede igual gestionar, el país de alguna manera puede buscar apoyo... los países del hemisferio sur de alguna manera buscan hacer presión a través de la Organización Mundial del Comercio (OMC)”, sostuvo Ribadeneira, quien sumó otras alternativas que podrían aplicarse en el sector interno con el Frente de Emergencia Logística, como analizar casos en el que se pueda remplazar el transporte marítimo por el aéreo y eliminar o diferir impuestos indirectos con la consigna de que no se pierda un solo dólar de exportación y que los precios de los productos ecuatorianos sigan siendo competitivos.

Por lo pronto, Rosero adelantó que en los próximos días van a tener una reunión para conocer los avances en la mesa técnica de seguridad del comercio exterior que ha estructurado el Gobierno para articular las necesidades que ya identificó el sector privado

“Una vez que logremos consolidar la formación de este frente, porque ha sido propuesto, no es que esté estructurado formalmente; la idea es plantear las dos o tres primeras acciones en cada uno de estos tres pilares de trabajo que permitan tener resultados a corto plazo”, explicó el vicepresidente de Fedexpor, quien agregó que otras acciones requerirán alguna articulación adicional que seguramente serán implementadas en el transcurso de las próximas semanas. (I)