A pocas horas de que se cumpla un nuevo periodo para el ajuste de los precios de los combustibles vía sistema de bandas, los transportistas se mantienen expectantes del pronunciamiento oficial del Gobierno sobre cuáles serán las medidas de focalización que se implementarán y cuándo ocurriría.

De acuerdo con el sistema de bandas que funciona desde julio del 2020, cada 11 del mes se anuncian los precios que estarán vigentes a partir del 12. Sin embargo, la semana pasada tanto el Gobierno como los transportistas dejaron traslucir ciertas posturas sobre el tema, que darían una pauta sobre un posible acuerdo de focalización.

Por un lado, el presidente Guillermo Lasso, se ha mostrado firme en mantener el sistema de bandas, pero también focalizar el subsidio para el transporte público. También ha criticado a quienes amenazan con protestas por el tema de los precios de los combustibles.

Entre tanto, Abel Gómez, presidente de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Interprovincial (Fenacotip), ratificó que en la última mesa de diálogo entre transportistas y el Gobierno, que lleva adelante el Ministerio de Transporte, los transportistas han sugerido una posible medida de focalización a través de la facturación. En diálogo con este Diario, Gómez explicó ayer que la propuesta deberá aún ser conocida y aprobada por el presidente Lasso.

Publicidad

Gómez dijo que para su sector la opción más viable es justamente la facturación, que a través de los datos que maneja el Servicio de Rentas Internas (SRI), y con la placa del transporte se puede identificar plenamente al beneficiario. La idea es que cuando los transportistas vayan a cargar su combustible se lo cobre con precio focalizado. Dicho precio sería el de julio $ 1,56. Dice que no aceptarían que se plantee un esquema con devolución porque el Estado muchas veces no cumple con este tipo de esquemas. “Ahora mismo nos deben $ 80 millones y no nos han pagado”, asegura.

Sobre el tema, Oswaldo Erazo, secretario ejecutivo de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Combustibles (Camddepe), explicó que desde su sector, que lamentablemente no ha sido incluido en las mesas de diálogo, sería que se haga un sistema de compensación a través de la facturación en la cual participarían la Agencia de Regulación y Control de Energía (ARC), el SRI y la Agencia Nacional de Tránsito. Es decir que los transportistas compren el combustible a precio no subsidiado, pero que las facturas por esas compras les sirvan para reclamar la devolución, como se hace con las personas de la tercera edad.

La otra opción de precio focalizado que han planteado los transportistas no convence a los distribuidores. Erazo explicó que esa opción implicaría en la práctica manejarse con dos precios: el normal para los consumidores en general y el subsidiado para transportistas. Esto implicaría manejar doble adquisición, doble transporte, doble almacenamiento y no existe infraestructura para ello, asegura.

Para Erazo, la mejor forma de focalización es una compensación, pero esto no se logra de la noche a la mañana, por lo que considera que muy probablemente este jueves 12 de agosto el país amanecerá con precios al alza. El mayor precio se deberá a que por un lado, el precio del crudo seguía al alza en julio (que es el mes base para el cálculo) y por otro a que debido a que la banda permite el incremento de forma paulatina, los combustibles que se consumen en el país aún tienen subsidio.

De acuerdo con José Hidalgo, director de la Corporación para el Desarrollo (Cordes), el Gobierno debería tomar al momento dos medidas: mantener el sistema de bandas y por lo tanto actualizar al precio que corresponda; pero, por otro lado, acelerar el proceso de focalización, pero exclusivamente para transporte de pasajeros. Esto, tomando en cuenta que pese al incremento del diésel, se está viendo que el incremento de los combustibles no está generando un incremento de los precios del consumidor.

Efectivamente, al examinar el índice de inflación anual entre julio del 2020 a julio del 2021, se puede establecer que el crecimiento de los precios en general fue de 0,45 %. Se trata de un porcentaje bajo. A este índice contribuyó el rubro de transporte en 0,53 % de manera anual. Sin embargo, varios de los otros productos como comunicaciones, alimentos y bebidas no alcohólicas, restaurantes y hoteles, educación, vestido y calzado, tienen inflaciones negativas, es decir, sus precios han caído. Entonces no existe una supuesta influencia del tema transporte en el resto de divisiones de productos, más bien hay una reducción. El INEC también indica que sí se ha dado mayor inflación es productos que tienen que ver con salud, bebidas alcohólicas y muebles.

Entre tanto, desde el Ministerio de Transporte y Obras Públicas se indicó que esta semana se retomará la mesa que se suspendió. En esta se tratará como parte del orden del día el tema de la contratación de una consultoría que será la que analizaría la metodología para la aplicación de la focalización de los subsidios.