El Ministerio de Energía y Minas anunció que ha finalizado la renegociación de un contrato de operación del bloque 63 Tarapoa, manejado por Andes Petroleum y ubicado en el cantón Cuyabeno, en la provincia de Sucumbíos.

La renegociación consiste en que la empresa encargada, Andes Petroleum, hará una inversión adicional de $ 163 millones, a la par que el contrato se extiende hasta el 31 de diciembre de 2040. Esto significaría un promedio de $ 10 millones por año.

La prolongación del contrato del bloque 62 generará, además, ingresos a largo plazo aproximados por $ 969 millones que representan una renta petrolera del 77 % de los rubros generados en el bloque Tarapoa y una producción total acumulada superior a los 42 millones de barriles (cifras proyectadas hasta 2040).

Publicidad

La suscripción del contrato modificatorio se realizó el martes 19 de marzo de 2024, en Quito, entre el Ministerio de Energía y Minas, a través del viceministro de Hidrocarburos, Silvio Daniel Torres, y la operadora privada Andes Petroleum (China), mediante su representante, Ma Wenjie, se informó.

El objetivo principal del contrato modificatorio es la perforación de 21 pozos de desarrollo, 1 pozo exploratorio, 2 pozos de avanzada, 42 trabajos de reacondicionamiento de pozos y actividades adicionales en facilidades de producción, telecomunicaciones, seguridad industrial, seguridad de medioambiente, seguridad física, entre otros.

Esta renegociación va en la línea de lo que había anunciado hace pocos días el viceministro de Hidrocarburos, Silvio Torres. El funcionario dijo que se está trabajando en estos contratos que generarían una inversión de $ 700 millones. Los campos en cuestión son Tarapoa, MDC, Palandra, Eno Ron, Ocano Peña Blanca, Pindo, Gustavo Galindo (Costa). Dichas renegociaciones ya tendrían un avance del 85 % y se espera que sean concluidas hasta finales del primer semestre de este año.

Publicidad

Sobre el tema, Fernando Benalcázar, expresidente de la SPE Ecuador (Sociedad de Ingenieros Petroleros, por sus siglas en inglés), considera que “toda inversión extranjera es necesaria y bienvenida en Ecuador”.

Explica que la renovación del contrato garantiza inversiones adicionales en exploración, absolutamente necesaria en un bloque para su crecimiento, y en el desarrollo e incremento de la producción por los próximos 16 años.

Publicidad

También considera que es importante resaltar que las empresas privadas han demostrado su compromiso ambiental y social, lo que les permite continuar invirtiendo sin afectar a las comunidades locales. Para Benalcázar, lamentablemente esto no ha sucedido en el caso en otros bloques petroleros devueltos al Estado y transferidos a la petrolera pública Petroecuador, como por ejemplo el bloque 16, dijo.

Al ser consultado sobre la importancia de esta inversión que representaría $ 10 millones anuales, comentó que “lo importante es cómo y cuando se va a invertir ese monto”.

Para el experto, no se debe ver esta inversión como un promedio anual, pues lo más importante es lo que invertirán en exploración. “Hace muchos años que no se explora. Ese riesgo de ser exitoso puede arrojar más producción”, comenta.

Sobre el tema de la política petrolera, el director de la publicación económica Análisis Semanal, Walter Spurrier, comenta que lo que se ve del presidente de la República, Daniel Noboa Azín, en la política petrolera es que está buscando reactivar la inversión.

Publicidad

Lo dijo en su conversatorio mensual, que en esta ocasión se llamó “¿Y ahora qué? Escenarios económicos y políticos 2024-2025″. Dentro de los proyectos destacables, para Spurrier, están la posibilidad de hacer un contrato de participación para el campo Sacha, llevar adelante la Ronda Intracampos II y firmar varios contratos modificatorios. También está a la vista la concesión de la construcción del tren de alta conversión para la refinería de Esmeraldas. (I)