A partir de este jueves, a las 00:00, el Sistema de Oleoductos Transecuatoriano (SOTE) paralizará sus operaciones por 22,5 horas con el fin de realizar los empates de la tubería con el baipás e inmediatamente retomar operaciones de bombeo de crudo.

De acuerdo al cronograma planificado, el personal técnico de EP Petroecuador y del Cuerpo de Ingenieros del Ejército finalizaron los trabajos de construcción de los dos baipás de 465 metros cada uno, tanto del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) como del Poliducto Shushufindi-Quito, construidos en el sector de San Luis, provincia del Napo, para evitar afectaciones a la integridad de los ductos debido al fenómeno de erosión regresiva del río Quijos.

Al respecto, el flamante gerente general de EP Petroecuador, Pablo Luna, indicó que “esta suspensión no afectará la producción de los campos petroleros, ni la recepción de crudo en la Estación 1 de Lago Agrio, ni las entregas previstas desde el Terminal Marítimo de Balao para atender el suministro a refinerías y cumplir con el cronograma de embarques de exportación de Crudo Oriente”.

Por su parte, el Poliducto Shushufindi Quito suspendió operaciones desde las 7:00 a. m. del día de hoy a fin de ejecutar las tareas de drenaje, corte y empate. Esta paralización no afecta el programa de abastecimiento de derivados ni de GLP.

Las construcciones de los baipás tuvieron una inversión aproximada de $ 1 millón y se ejecutaron con estricto apego a los más altos estándares de la industria hidrocarburífera internacional, dijo la empresa en un boletín de prensa.

Los baipás se han construido de manera preventiva, ya que el fenómeno de erosión regresiva se aceleró en las últimas semanas, afectando al sector de San Luis; por ende, ponía en riesgo la integridad de las dos tuberías. Además, Luna enfatizó que “una vez finalizadas estas tareas, Petroecuador podrá mantener una operación permanente y segura del transporte de hidrocarburos, con lo cual se evitarán afectaciones a toda la cadena de valor del sector hidrocarburífero”.

El personal de EP Petroecuador ha instalado un sistema de drenaje emergente de crudo, el cual permite el aislamiento de la sección vulnerable del oleoducto, para de esta forma obturar la línea y drenar el contenido aislado de petróleo, de tal manera que, ante un avance de la erosión hacia el eje de la tubería, se pueda evitar al 100% un evento de contaminación por derrame de hidrocarburos.

De igual forma, EP Petroecuador, de manera simultánea, ejecuta las actividades de construcción de la séptima variante del SOTE y quinta del Poliducto, las cuales finalizarán el 10 de agosto, aproximadamente, y tienen una extensión de 2,4 kilómetros, con una inversión estimada de $ 4 millones.

Paralelamente, Petroecuador informó que habrá restricción vehicular relacionada con los trabajos este 10 de junio, sobre todo en el sector de la vía Santa Rosa-Reventador.

Petroecuador informó que habrá restricción vehicular en el sector de la vía Santa Rosa- El Reventador Foto: Cortesía