Los riesgos de un desabastecimiento de diésel para Ecuador están controlados, pese a la fuerte crisis que se vive a nivel mundial tanto por la subida abrumadora de los precios, la caída de las reservas y la falta de producción por parte de los dos más grandes actores de la industria (Rusia y EE. UU.). Sin embargo, un escenario de precios altísimos es el más probable a futuro, según analistas.

De acuerdo con Pablo Noboa, gerente de Comercio Internacional de Petroecuador, el abastecimiento de diésel para el Ecuador está garantizado, sin embargo, admite que el momento actual esto es un reto a nivel mundial y asegura que la empresa ha tenido que establecer sus estrategias para no sufrir los estragos generados, principalmente por los problemas geopolíticos derivados de la guerra de Rusia contra Ucrania y la reactivación económica poscovid.

La situación actual es retratada en publicaciones internacionales. Por ejemplo, la publicación Markets Insider considera que “el mercado del diésel está en su peor crisis desde la década de 1970″. Explica que los precios alcanzaron un récord de $ 5,56 por galón en los EE. UU., un 76,5 % más que hace un año. “Los mercados nos dicen que hay escasez”, dijo a Insider Jim Mitchell, jefe de analistas de petróleo de América de Refinitiv. “Estamos exigiendo más diésel del que nadie puede suministrar”, añadió.

La publicación dice que en EE. UU. los inventarios del diésel de uso más común han caído un 43 % desde 2020 al nivel más bajo desde 2014. En la región del Atlántico central, los inventarios se han desplomado un 78 % desde 2020 al nivel más bajo en una década. La publicación relata que en Nueva York, la situación es tan grave que el magnate de las refinerías y los combustibles, John Catsimatidis, le dijo a Bloomberg: “No me sorprendería ver que se racionara el diésel en la costa este este verano”.

Publicidad

La demanda de diésel en Ecuador también es muy importante. El diésel prémium que sirve para los camiones y el transporte en general genera una demanda de 2,3 millones de barriles mensuales, pero el Ecuador solo produce unos 600.000 barriles mensuales. Es decir, hay un déficit de 1,7 millones de barriles, equivalentes al 73 % del consumo: “Es una cifra extremadamente grande”, afirma Pablo Noboa. En cambio, el diésel 2 o regular sirve para el sector industrial, agrícola, metalúrgico, entre otros. Ecuador produce un 50 % de este derivado, pero el otro 50 % (unos 350.000 barriles mensuales) son importados mes a mes.

Sin embargo, la empresa estatal Petroecuador ha llevado adelante estrategias para abastecimiento. Por ejemplo, explica Noboa, actualmente tenemos un contrato de largo plazo que permite el abastecimiento del 50 % de diésel hasta septiembre. Este contrato, que fue firmado con Trafigura, fue importante, pues garantiza la provisión a largo plazo e incluso tuvo un descuento (premio hacia abajo) de 71 centavos del precio internacional. El otro 50 % se cubre con los concursos de compras spot que se generan a corto plazo.

Al momento Petroecuador ya está preparando una nueva licitación para compra spot del diésel para finales de julio y en las próximas semana habrá un concurso, igualmente de largo plazo, explica. Ecuador, al momento puede adquirir el diésel a nivel mundial, pero la restricción que ha impuesto es que no venga ni de Rusia ni de empresas conectadas con ese país.

En cuanto al panorama que se vive en la región, Noboa indica que se conoce que la falta de combustibles afecta a Colombia, Perú y Chile.

Publicidad

Un ejemplo de ello se revela en un documento al que este Diario tuvo acceso. Se trata de una carta del viceministro de Energía de Colombia, Miguel Lotero Robledo, y que solicita a Ecuador le apoye con la venta los combustibles líquidos como gasolina y diésel e incluso GLP. Los motivos, destaca la misiva, son por las dificultades que existen al momento en la entrega en el sector suroccidental, sobre todo debido a lluvias y deslizamientos ocurridos.

No se conoce aún lo que responderá Petroecuador, pero Noboa comenta al ser consultado sobre este particular que están analizando el pedido.

En todo caso, el escenario futuro sobre el diésel en el país es que este sí llegará pero con precios muy altos, que serán financiados por los subsidios vigentes.

Noboa vislumbra precios altos. Expone que justamente la situación actual de un incremento de la demanda mundial por la reactivación y la escasez que se ha generado por las restricciones para adquirir el combustible ruso han echado los precios al alza. Así, dice que, por ejemplo, si se compara el primer cuatrimestre del 2021 con el del 2022, la demanda en Ecuador ha subido un 12 %, que es un incremento importante, pero los precios han crecido el 60 %.

Publicidad

Fernando Santos Alvite, exministro de Energía, dijo que el problema del diésel viene por un lado porque Europa ya no está comprando diésel a Rusia, y no hay suficiente diésel de EE. UU. que al momento produce más gasolinas. Por ello, el precio del diésel se ha disparado. El barril de diésel puesto en Ecuador estará alrededor de $ 170 cuando hace un par de meses se lo compraba a $ 120. Para Santos, el mayor riesgo que se vivirá en los siguientes meses no será el de escasez, sino el de los altos precios. Indica que al tener tan buenos precios, los refinadores harán lo imposible por abastecer, pero a precios altos.

Por su parte, Oswaldo Erazo, presidente de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Petróleo (Camddepe), asegura que su gremio considera que sí habrá el abastecimiento correcto de los combustibles. Explica que Petroecuador realiza sus programaciones de manera anticipada. En todo caso, hace hincapié en los problemas que va a generar el alto costo de los combustibles. Para Erazo, el 12 de junio se podrán ver nuevamente precios al alza, especialmente de la gasolina súper que está liberalizada. Entre tanto, el subsidio de las gasolinas regulares (eco y extra) y del diésel se mantendrá también al alza, pues los precios de venta al público están congelados. (I)