Un plan de reactivación que incluye promociones con tasas reducidas y menores entradas se ejecuta en el sector automotor. La Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade) registra en el 2020 una reducción del 15 % en los precios de los vehículos con respecto al 2016 y del 5 % en comparación con el 2019.

El costo promedio de un automóvil entre enero y noviembre del 2016 fue de $ 23.318 y en el mismo periodo del 2020 bajó a $ 20.205. El precio de un SUV se redujo de $ 45.886 a $ 35.473, el de una camioneta de $ 37.823 a $ 34.432 y el de una furgoneta de $ 33.608 a $ 27.103, según la Aeade.

Sin embargo, el costo es mucho mayor que en los países vecinos. Esto se debe al pago de nueve tributos, entre aranceles, impuestos nacionales, locales y tasas especiales como el servicio público para pago de accidentes de tránsito, impuestos a la salida de divisas (ISD), al rodaje, entre otros, lo que impide reducir los costos finales, según la Aeade. “Eso significa un incremento que en ciertos casos supera el 150 % sobre el valor inicial”, informa el gremio.

También hay más oferta con precios más competitivos de los autos que llegan de China y de Europa a raíz del acuerdo comercial con la Unión Europea.

Publicidad

El problema es que hay menos personas que cumplan los requisitos para comprar o acceder a financiamiento con la pérdida de empleos o la reducción de los salarios.

El nivel de ventas del 2020, sin tomar en cuenta los dos meses de encierro total (marzo y abril) en comparación con los años anteriores en los que también se excluyó lo vendido en ambos meses, es similar al del 2016. “Hay un retroceso de cuatro años en ventas que por lo general aumentaban un promedio del 3 %”, dice Gonzalo Rueda, gerente de Market Watch.

En el sector inmobiliario se evidencia también una reducción de precios sobre todo en el alquiler de oficinas de hasta el 30 %, según Rueda. En el arriendo de casas, 17 % menos. El costo promedio del metro cuadrado de un bien inmueble fuera del centro de la ciudad a nivel del país se redujo, según Numbeo, que establece el costos en las economías a través de informantes en los países.

El precio llegó a su máximo en 2014 con $ 1.084,17, tras incrementos que se dieron desde el 2007. Desde entonces hay una reducción hasta ubicarse en $ 989,03, en diciembre del 2020. En cambio, Numbeo registra un aumento en el precio del metro cuadrado de casas ubicadas en los centros de las urbes de $ 1.197 en el 2014 a $ 1.478,37 en diciembre último.

“En los tiempos de la bonanza petrolera (2007-2014) el precio del metro cuadrado creció a un promedio del 12 % en algunos años, lo que no tenía sentido ya que la inflación de los materiales de construcción no era de ese nivel. Otro factor fue la expansión de la demanda por los créditos del Biess que llegó a tener una participación del 65 % en el mercado de hipotecarios”, dice Rueda.

Market Watch registra que el precio del metro cuadrado en Quito a nivel global bajó de $ 1.288 en julio del 2017 a $ 1.253 en diciembre del 2019. En Guayaquil hay un leve aumento de $ 1.285 en julio del 2017 a $ 1.370 en noviembre del 2020. “Es un incremento del 7 % en un periodo de tres años, es decir, no aumenta en los niveles de cuando había la bonanza petrolera”. (I)