De forma unánime, el tribunal que juzga el delito de plagio que habría sufrido en el 2012 en Bogotá, Colombia, el activista político Fernando Balda decidió que es improcedente el testimonio del expresidente Rafael Correa e inadmitió el pedido hecho por la defensa del acusado Pablo Romero, exsecretario Nacional de Inteligencia (Senain).

La decisión fue adoptada la mañana de este martes por los jueces Iván León (ponente), Dilza Muñoz y David Jacho luego de una corta deliberación ante el pedido realizado por Stalin Oviedo, abogado de Romero.

Este martes se reinstaló la audiencia de juzgamiento por el caso de Fernando Balda contra el exlíder de la Senain, quien continuó con su testimonio suspendido el 6 de julio pasado. Romero decidió rendir su testimonio dentro del caso, pese a que en los alegatos de apertura su abogado dijo que se acogería al derecho al silencio.

Felipe Rodríguez, abogado de Fernando Balda, adelantó antes de la audiencia que jurídicamente Correa no podría rendir su testimonio, pues el mismo no se realizará desde una base legal. Ya en la diligencia, Rodríguez aclaró al tribunal que Correa no es un tercero en este caso por lo que no puede rendir su testimonio por su carácter de procesado en esta causa, según el artículo 570 del Código Orgánico Integral Penal.

Poco antes de instalarse la diligencia Oviedo aseguró ya tener la aprobación del tribunal para el testimonio de Correa y que incluso se le habría entregado el enlace respectivo para la conexión.

Una vez fue inadmitido el testimonio del exmandatario, el proceso ingresó en la fase de alegatos de cierre de los sujetos procesales. Arrancó la fase el fiscal general subrogante Wilson Toainga.

Una vez terminen todos los jueces ingresarán en una etapa de deliberación antes de dar a conocer su resolución en el caso. (I)