Desde enero, el bloque legislativo de Alianza PAIS (AP) tiene 16 meses y unos días para aprobar un nuevo paquete de enmiendas constitucionales antes de que concluya el periodo legislativo (2013-2017) en el que cuenta con 99 asambleístas, 7 más de los que exige la Constitución para poder hacerlo.

El primer paquete de enmiendas demoró 17 meses y 7 días en aprobarse desde que AP entregó a la Corte Constitucional (CC) el proyecto, el 16 de junio de 2014, hasta que lo aprobó el 3 de diciembre pasado.

La Corte se tomó cuatro meses y unos días para emitir un dictamen favorable para 16 de las 17 enmiendas propuestas, y la Asamblea un mes y unos días para realizar el primer debate en el pleno, el 2 de diciembre.

La Constitución ordena que deben pasar 12 meses entre el primero y el segundo debate, y en los 30 días siguientes realizar el segundo.

Aunque el presidente Rafael Correa refirió que el segundo paquete de enmiendas son “cuestiones técnicas”, el día de la entrega del primero, la segunda vicepresidenta de la Asamblea, Marcela Aguiñaga, indicó que el próximo podrían entrar el control constitucional a la CC, que el Instituto de Seguridad Social (IESS) sea sujeto de fiscalización, la plusvalía y el número de jueces en la Corte Nacional de Justicia (CNJ).

En una comparecencia a la Comisión de Educación, Alexis Mera, secretario jurídico de la Presidencia, indicó que entre los temas del segundo paquete podrían estar la plusvalía y el permitir que las comunidades indígenas puedan vender sus conocimientos ancestrales.

Este paquete ya no sería entregado por la bancada oficialista, sino por el Ejecutivo.

“Estamos pidiendo una reunión para ver cuáles serían los temas. Desde el lado del Ejecutivo tiene toda la potestad. Quiénes más que ellos que están ejecutando la política pública pueden tener la visión clara de lo que se requiere y se necesita perfeccionar en el marco constitucional”, dijo el oficialista Luis Guamangate. (I)