Las segundas dosis de las vacunas contra el covid-19 han ganado la reputación de que causan efectos secundarios más fuertes que las primeras dosis. Esto ha sido sustentado inicialmente por datos clínicos y ahora por la experiencia personal de millones que han sido inoculadosm, asegura una publicación del portal Health Day.

La razón de esto es que la segunda dosis amplifica las lecciones de la primera dosis, que enseñó al cuerpo a reconocer al coronavirus como un enemigo, explicó el doctor Greg Poland, director del Grupo de Investigación en Vacunas de la Clínica Mayo.

“Debemos enfatizar que no significa que algo haya ido mal o que esté sucediendo algo malo. Es una reacción prevista a la vacuna, y será distinta entre distintas personas”, indicó Poland.

¿Qué se puede comer después de recibir la vacuna contra el Covid-19?

“Es una evidencia de una respuesta inmunitaria muy vigorosa, lo que no significa que las personas que tienen una respuesta menor no desarrollen una respuesta inmunitaria. La desarrollan”, añadió. “Pero por algún motivo, en algunos de nosotros, nuestro sistema inmunitaria lo ve y de verdad reacciona”.

Iván Chérrez, médico alergólogo y neumólogo, máster en Epidemiología e Investigación, señala que en un estudio elaborado por él en Guayaquil, en el que participaron 1291 pacientes, observó que “los síntomas más comunes fueron los que se presentaron en el área de inyección, en especial con la primera dosis 69.4% (896), en comparación con la segunda, donde el 58.3% (753) de los participantes presentaron síntomas en el lugar de punción; el más común fue dolor en el brazo donde se aplicó la vacuna (68.4 % en primera dosis vs. 55.6 % en la segunda dosis”.

¿Qué sucede si tengo COVID-19 y me vacuno?

El experto señala que, en cuanto a los síntomas sistémicos (que afecta al cuerpo entero, en lugar de una sola parte o un solo órgano), se encontró el efecto opuesto ya que fueron más comunes en la segunda dosis de vacunación:

Síntomas sistémicos más frecuentes en pacientes vacunados en Guayaquil que participaron en un estudio local. Fuente: Iván Chérrez, médico alergólogo y neumólogo.

Chérrez indica que, según su estudio, los eventos adversos fueron más comunes después de la segunda dosis y los reportaron principalmente los participantes más jóvenes, de 16 a 55 años, en menor número los hicieron los receptores de la vacuna mayores de 55 años. “También se ha encontrado que las mujeres tienen más probabilidades de informar efectos adversos que los hombres”, manifiesta.

Recomendaciones para aliviar el malestar tras recibir la vacuna

Para aliviar cualquier dolor o malestar que se pueda experimentar después de vacunarse, el experto indica que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomiendan tomar medicamentos de venta libre, siempre y cuando no exista contraindicación, como ibuprofeno, acetaminofén, aspirina o antihistamínicos, si la persona no tiene otras razones médicas que le impidan tomar estos fármacos normalmente.

La protección máxima de las vacunas contra el COVID-19 empieza días después de recibir la segunda dosis

“No se recomienda que tome estos medicamentos antes de la vacunación con el fin de tratar de prevenir efectos secundarios. En cuanto al dolor en el área de punción, se debe aplicar un paño limpio, fresco y húmedo sobre el área y, si puede, usar o ejercitar el brazo. En nuestro estudio, solo 34.2% de los pacientes necesitaron tomar acetaminofén/paracetamol”, indica el especialista. (I)