Para promover un buen descanso nocturno, es importante cenar de forma ligera, estar en un ambiente bien ventilado y aislado de ruidos externos, así como evitar hacer ejercicio de impacto por la noche.

A pesar de seguir estas recomendaciones, a veces el insomnio dificulta conciliar el sueño, lo que puede llevar al deterioro de la actividad diurna, aumento de la irritabilidad y falta de concentración debido al insomnio.

Plantas medicinales con efecto sedante para el insomnio

Existen diversas plantas medicinales que han demostrado ser efectivas para dormir profundamente durante las noches. Según Elsevier, cuatro de estas plantas se destacan por mejorar la calidad del sueño sin recurrir a tratamientos farmacológicos:

Publicidad

Valeriana

Tomar té de valeriana disminuye el insomnio.

Con dosis de 2-3 gramos antes de cenar, la valeriana actúa como un sedante sobre el sistema nervioso central, induciendo el sueño y mejorando su calidad. Aunque carece de toxicidad, se debe usar con precaución para evitar dependencia y está contraindicada en mujeres embarazadas y lactantes.

La técnica 5-4-3-2-1: el ejercicio definitivo que te puede ayudar a combatir el insomnio y conciliar el sueño

Pasiflora

Las hojas y flores de la pasiflora poseen propiedades sedantes que favorecen y prolongan el sueño, siendo un tranquilizante útil en casos de insomnio y ansiedad. Se recomienda una dosis de 2-3 gramos de droga hasta dos veces al día para evitar efectos secundarios como vómitos. No se aconseja su uso durante el embarazo y la lactancia debido a su contenido de alcaloides.

Amapola de California

La amapola de California es un sedante natural Foto: Pixabay

Esta planta tiene propiedades hipnótico-sedantes, siendo útil para combatir el insomnio en niños y ancianos debido a su acción persistente sin causar depresión. No es tóxica ni adictiva, pero no es recomendable para pacientes con glaucoma.

Publicidad

Aliados naturales para el calor: Cómo refrescar la vivienda con plantas

Lúpulo

Ayuda a reducir la hiperactividad motora, la excitación nerviosa, la ansiedad leve, la taquicardia, las neuralgias y las migrañas, según Clarín. Sin embargo, su consumo no es aconsejable durante el embarazo y la lactancia debido a posibles mareos.

(I)

Te recomendamos estas noticias