Las virtudes de esta milenaria disciplina llamada Yoga, son tantas que los yogis son ya legión en todo el mundo. Y es que esta actividad aglutina hasta 15 beneficios para la mujer que quizás ni siquiera conocías, entre ellas:

  • Mejorar la circulación.
  • Regular el sistema endocrino.
  • Reforzar el sistema inmune, favorecer la respiración, aportar calma y confianza e incluso aliviar el dolor.

¿Estás cerca de los 50 años y quieres comenzar a hacer yoga? Sigue estos datos y aprovecha sus beneficios

Estilos de yoga según la personalidad

Yoga para principiantes: Hatha Yoga

Originario de la India, es el yoga de la fuerza y la energía, el estilo más clásico y el origen de la mayoría de las variantes actuales de yoga.

Para quién: Hatha Yoga es perfecto para quienes se inician en la práctica del yoga y quienes quieren bajar sus revoluciones con movimientos lentos.

Es una de las disciplinas más practicadas en el mundo y más extendidas, además de una práctica perfecta para principiantes. Foto: sopradit

Yoga para deportistas: Vinyasa Yoga

Coordina con el movimiento para que cuerpo y mente fluyan juntos. Llegarás incluso a realizar un trabajo cardiovascular suave, además de tonificar cada músculo de tu cuerpo y aumentar tu energía.

Publicidad

Para quién: Para aquellos a los que les gusta el yoga con ritmo y música. Un estilo perfecto para los amantes del deporte, las personas muy activas dispuestas a delegar el control de la clase a un profesor, pero no el control del cuerpo.

Conocido también como Flow Yoga, en este estilo, dinámico y creativo la respiración se coordina con el movimiento para que cuerpo y mente fluyan juntos. Foto: JulPo

Yoga para personas fit y disciplinadas: Ashtanga Yoga

Atlético y muy dinámico, Ashtanga Yoga estilo Mysore se basa en la auto práctica en grupo y consiste en la sincronización de la respiración con una serie progresiva de posturas, lo que produce un intenso calor interno, según publica Elle.

Para quién: Para personas muy fit, amantes de los retos, disciplinadas y con mucha fuerza de voluntad. También es perfecto para los que madrugan para empezar con yoga, ya que genera mucha energía antes de ir a trabajar.

Consiste en la sincronización de la respiración con una serie progresiva de posturas. Foto: Jomkwan

Yoga para relajarse: Yoga Nidra

Es una práctica de yoga pasiva en la que se realizan suaves estiramientos y posiciones combinadas evocadores sonidos para llevar al cuerpo y la mente a un profundo y completo estado de “atención relajada”.

Publicidad

Para quién: Para personas que no tienen miedo a soltarlo todo. Una técnica muy potente para aprender a relajarse profundamente. También para personas con baja forma física hasta quienes sufren ansiedad y estrés, cansancio o problemas de sueño.

El “yoga de los sueños” o “sueño psíquico” -de ahí que en algunos centros le llamen Yogic Sleep- es una práctica de yoga pasiva Foto: sergio_kumer

Para no aburrirse: Aero Yoga

Combina el yoga, la acrobacia y la danza para realizar increíbles y divertidas posturas, sobre todo invertidas, con la ayuda de un columpio.

Estas son las cinco posturas de yoga que te ayudan a dormir mejor si las practicas con frecuencia

La ausencia de gravedad permite una total libertad de movimientos y alivia la presión en el cuello y la cabeza del “yoga de pie”. Favorece los estiramientos más profundos y mejora la flexibilidad.

Para quién: Para los que les gusta estar cabeza abajo y luchar contra la gravedad, para los amantes del circo y las acrobacias en el aire. Eso sí, acuda a un centro de yoga especializado.

Publicidad

Este estilo combina el yoga, la acrobacia y la danza para realizar increíbles y divertidas posturas, sobre todo invertidas, con la ayuda de un columpio. Foto: evgenyatamanenko

No existe una persona igual a otra, ni siquiera parecida. Por eso, a la hora de escoger una disciplina u otra, antes tienes que plantearte una serie de cuestiones.

(I)

Te recomendamos estas noticias