Se sabe que una persona debería comer tres veces al día: desayuno, almuerzo y cena, pero los nutricionistas dicen que la primera comida es la más importante de toda la jornada. Este proporciona alrededor del 20 por ciento de la energía diaria, por lo que se recomienda su ingesta diaria.

Es conocido que el metabolismo desciende su ritmo a partir de los 25 años. Es ahí cuando tanto los excesos, así como el tipo de alimento, se combinan para generar un cúmulo de grasas incontrolables, si no presta atención a lo que come.

Cuando se llega a los 50 años, sosteniendo tal vez el mismo estilo de alimentación que en los 20, los problemas de salud que acarrea la obesidad, lo empujan a recurrir a una gran variedad de dietas, en especial las que le prometen magia para lucir “como en sus años de juventud”.

Si tienes 50 años o más estos son los alimentos que te aportan la mayor cantidad de calcio posible

Por eso, si tiene más de 50 años, incluso menos, y le cuesta adelgazar, podría estar cometiendo estos errores al desayunar.

Publicidad

Errores al desayunar después de los 50 años

Comer azúcares procesados en el desayuno

Lo primero que debe dejar de hacer después de los 50 es comer azúcar en el desayuno.

Los alimentos endulzados con azúcar y los que tienen un alto contenido de carbohidratos de quema rápida, que carecen de fibra, elevan rápidamente el nivel de azúcar en la sangre, lo que desencadena una montaña rusa de antojos, tal como publica tal como publica Eat this, Not That.

“La granola a menudo se promociona como ‘natural’, ‘baja en sodio’, ‘no transgénica’ o ‘sin gluten’, lo que suena saludable. Pero si lee la etiqueta de los ingredientes, a menudo está cargada de azúcar”, informa la experta en nutrición Jinan Banna.

La granola a menudo se promociona como 'natural', 'baja en sodio', 'no transgénica' o 'sin gluten', lo que suena saludable, pero lea la etiqueta de los ingredientes. Foto: alvarez

“Hay 13 gramos de azúcares añadidos por tres cuartas partes de una taza”, señala la experta. Asimismo, esta alternativa no mantiene la sensación de saciedad y aporta muchas calorías con pocas vitaminas y minerales”. Le convendrá comprobar qué alimentos incluir en la compra.

Publicidad

Los expertos destacan, además, que completar el desayuno adecuadamente, contribuye a cubrir las necesidades de vitaminas y minerales, sin olvidar la presencia de compuestos bioactivos de gran interés para la salud resena Semana.

Cinco batidos cargados de frutas y vitaminas para elevar el sistema inmune

Saltarse el desayuno

Hay muchas personas que se saltan el desayuno excusándose en la falta de tiempo, hambre o costumbre.

Desde el Abecedario de la Nutrición, Laura González explica que esta comida es esencial cada mañana, porque el organismo viene de un ayuno prolongado y requiere de nutrientes para iniciar las actividades del día.

Si tu idea del desayuno es una taza de café, bueno, eso es lo mismo que saltarte el desayuno. Puede ser peor. El café suprime nuestras señales de hambre por un tiempo, pero luego, una vez que se digiere, es posible que te sientas como si te estuvieras muriendo de hambre. Foto: ljubaphoto

Comer productos que envejecen la piel

Será aconsejable alejarse de aquellos productos que propician el envejecimiento de la piel. De este modo, habrá que intentar no incluir tortitas, croissants y bollería a primera hora.

“Cuando consumimos estos alimentos, la elasticidad de la piel puede empezar a pasar factura, lo que provoca flacidez”, dice la nutricionista Lisa Richards, autora de ‘La dieta de la cándida’.

El desayuno es una manera de establecer el tono de cómo se va a comer el resto del día. Procure alimentos naturales. Foto: anyaberkut

Te recomendamos estas noticias