Con el paso del tiempo los expertos han llegado a la conclusión de que la transmisión de COVID-19 se da, en la mayoría de los casos, por aerosoles. Por ello, José Luis Alfonso, jefe del Servicio de Preventiva en el Consorci Hospital General Universitari de Valencia (España), señala que para evitar más contagios hay que tener en cuenta la ventilación, como una medida incluso más importante que la distancia interpersonal.

Según Alfonso, en el hospital en el que labora se puso especial atención en ese tema desde que empezó la pandemia, implementando la obligatoriedad del uso de los sistemas de protección frente a aerosoles, principalmente con mascarillas. Con esto se consiguió que las tasas de contagios sean bajas entre los profesionales sanitarios, se indica en una publicación del sitio web Redacción Médica.

“Ese mecanismo de distribución, que poco a poco se ha ido comprobando en videos, grabaciones y publicaciones, es el mecanismo fundamental de transmisión, de forma que apenas hay transmisión por contacto”, asegura. “¿Qué pasa con los aerosoles? Que permanecen en el ambiente”, agregó.

No obstante, resaltó que no debe dejarse de lado que mantener la distancia es un mecanismo importante de protección. “Pero se ha demostrado en publicaciones que el problema no es que (las partículas infecciosas) lleguen al metro y medio de distancia, sino que quedan suspendidas en el aire”, asegura.

Publicidad

Cuándo debemos cambiar la mascarilla, qué hacer con la ropa al volver a casa y otras respuestas en época de coronavirus

Tampoco se ha documentado un gran número de casos de transmisión conjuntiva. Explicó que el virus tiene que llegar al aparato respiratorio y es donde penetra a través de los receptores ACE2. Por eso, las mascarillas lo diluyen, ya que el nivel de absorción en las FFP2 o las N95, más o menos, es del cinco por ciento.

Lugares abiertos vs. espacios cerrados

“Un espacio abierto va a ser el segundo factor de protección. A través de la Sociedad Española de Medicina Preventiva y Salud Pública, y nosotros, como expertos, hemos indicado que el deporte al aire libre no tiene riesgo. El aire dispersa toda esa cantidad de aerosoles. El riesgo es cuando se concentran. Así que es mucho mayor en zonas cerradas, aunque mantengan la distancia”, afirmó.

“La distancia también va a permitir que lleguen menos aerosoles. Pero si el espacio es cerrado y no hay otro mecanismo de protección (es decir, sin mascarillas), aunque se mantenga la separación hay mucho más riesgo que en espacio abierto y sin distancia. Esos aerosoles están flotando siempre en el ambiente y se pueden llegar a respirar completamente”, aseguró.

Investigación determina que el COVID-19 rara vez se propaga a través de superficies

Expresó que cuando un grupo de personas se reúne en la actualidad es más conveniente que lo haga en un sitio abierto, al aire libre, y apuntó que no se deberían permitir reuniones entre no convivientes en una casa o en un espacio cerrado.

Publicidad

Según el vicepresidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, Germán Peces-Barba, lo ideal es hacer al menos doce renovaciones de aire cada hora. O, lo que es lo mismo, una cada cinco minutos.

Ambos expertos coinciden en que la ventilación y la distancia interpersonal son las medidas más importantes para evitar los contagios.

Covid-19: Medicamentos de la hipertensión pueden influir en la rapidez con la que el sistema inmunológico reduce la carga viral

“Un interior nunca va a tener la ventilación de un espacio exterior, donde hay una corriente continua. En espacios cerrados debe ventilarse y mantenerse la distancia social, tanto en separación como en el uso de mascarilla si una persona está frente a otra en una conversación”, asegura el experto. (I)