La grasa es un tipo de nutriente y las personas la necesitan un poco en la dieta, pues representa una fuente de energía y ayuda al cuerpo a absorber vitaminas. Sin embargo, en exceso puede causar problemas al corazón.

Las grasas son uno de los tres macronutrientes que ingerimos a través de los alimentos. Son conocidas también como lípidos y están formadas fundamentalmente por los triglicéridos, que a su vez se simplifican en ácidos grasos, tal como publica ¡Hola!

¿Cómo evitar el efecto rebote después de un régimen de alimentación? Las dietas pasan y los hábitos quedan

Funciones de las grasas en el cuerpo

Las grasas que ingerimos tienen diversas funciones en el organismo, las más importantes son:

  • Se utilizan como fuente de energía proporcionando nueve calorías por cada gramo que ingerimos, por lo que además son la reserva energética de la que nuestro organismo dispone para proveerse de energía cuando lo necesita
  • Protegen y dan consistencia a nuestros órganos situándose alrededor de ellos generalmente.
  • Forman parte de las membranas de las células, regulando el paso de sustancias dentro y fuera de ellas.
Elegir proteínas magras saludables, que significa libre de hueso y piel baja en grasa, se debe cuidar la cocción de estas y tratar en lo posible de evitar frituras. Foto: Shutterstock
  • Participan en la absorción y movilización de las vitaminas liposolubles vitaminas A, D, E y K que son solubles en grasa, interviniendo en su transporte a través del torrente sanguíneo.
  • Además, fuera del organismo, las grasas aportan palatabilidad a los alimentos. Esta propiedad consigue que los alimentos ricos en grasas sean mucho más sabrosos y apetecibles.

Señales que delatan la adicción al azúcar y aumentan el riesgo de padecer obesidad y diabetes

Señales de que está comiendo muchas grasas

Se olvida de todo

El consumo excesivo de grasas está realcionado con la pérdida de la memoria, según estudios realizados. Foto: Istock

Si tiene problemas para recordar eventos recientes es probable que esté consumiendo demasiadas grasas perjudiciales. Este dato se obtuvo de un estudio realizado en el Hospital de Mujeres de Boston, Massachussets, en el que se analizaron a seis mil mujeres de 65 años.

Publicidad

Toma muchos antiácidos

Recurrir a los antiácidos es un síntoma de que está comiendo muchas grasas. Foto: JaCZhou

Si necesita tomar antiácidos de manera constante, esto quiere decir que debe disminuir la cantidad de grasas que consumes en su dieta. ¡Esto no es vida!

Lo que ocurre es que la grasa que se acumula en el estómago dificulta la digestión y esto agudiza la sensación de acidez.

Consume muchas frituras

Los especialistas insisten en reducir la ingesta de frituras. Principal vector del alto consumo de grasas. Imagen: Pexels

Los alimentos fritos también son una fuente de grasas alimentarias -y no de las saludables precisamente-. Por tanto, si los fritos y las comidas rápidas son algo que impera en su vida, es necesario que comience a reemplazarlos por otro tipo de comidas.

Su colesterol está muy alto

La persona con colesterol elevado puede no presentar síntomas, pero podría llegar a padecer cefalea, visión borrosa, pérdida de equilibrio, dolor en el pecho, entre otros. Por el alto consumo de grasas y azúcares. Foto: Pexels

Es probable que, si su colesterol está muy alto, tenga problemas con su alimentación. En el caso de que esto suceda, la solución será que disminuya la ingesta de grasas perjudiciales hasta alcanzar solamente los 11 gramos diarios.

Publicidad

Usa mucha mantequilla

Aunque su similitud externa es evidente, sus diferencias en cuanto a su origen, elaboración y composición, hacen que cada una tenga propiedades y efectos distintos en lo que a la salud se refiere. Foto: Olga Ihnatsyeva

Si la mantequilla hace su aparición en tu menú de manera reiterada, es probable que estés consumiendo una gran cantidad de grasa. Solo dos cucharadas de mantequilla contienen 23 gramos de grasas.

Lo mejor será que la deje de lado siempre que pueda y la sustituya por aceite de oliva.

Tiene demasiada grasa abdominal

El ancho de su cintura también es señal de la cantidad de grasa que consume a diario. Si ingiere demasiada grasa, es probable que con el paso del tiempo sus pantalones no cierren y comience a notar que su abdomen aumenta de tamaño.

Es probable que, si come mucha grasa a lo largo del día, esté más que familiarizado con estas señales. EFE/Sáshenka Gutiérrez Foto: Sashenka Gutierrez Sashenka Gutierrez

Es probable que, si come mucha grasa a lo largo del día, esté más que familiarizado con estas señales.

Publicidad

Por fortuna, para hacerlas desaparecer, solo tiene que moderarse más en el consumo de grasas y apelar a las frutas, verduras, cereales y carnes magras como las de pollo y pescado con más frecuencia. ¡Inténtelo y sentirá la diferencia!

(I)

Te recomendamos estas noticias