Naturalmente, las dietas sirven para perder peso, pero el gran reto es mantener el peso perdido. Lo negativo es que a menudo se produce lo que se conoce como ‘efecto rebote’, es decir, recuperar incluso más peso del perdido cuando se vuelve a los hábitos anteriores.

Esto puede llevar a las personas que intentan adelgazar a un círculo vicioso de pérdida y ganancia de peso que se traduce en malestar tanto físico como psicológico, pues crea un gran sentimiento de frustración.

Evitarlo es posible si se pone en manos de profesionales y ponga en práctica algunos hábitos, tal como publica Infobae.

Señales que delatan la adicción al azúcar y aumentan el riesgo de padecer obesidad y diabetes

Uno de los momentos más difíciles en un proceso de pérdida de peso, no siempre es la etapa de adelgazamiento sino la etapa de mantenimiento.

Cómo evitar el efecto rebote después de una dieta

Pese a las dificultades, no todo está perdido, pues se puede evitar el efecto rebote con unas sencillas claves.

Publicidad

Huir de las dietas milagro

Este tipo de dietas, además de prometer pérdida de peso rápida que no suele mantenerse en el tiempo, suelen tener consecuencias negativas para la salud y son bastante poco llevaderas. Ejemplo: ‘La dieta de la piña’, ‘dieta depurativa’, ‘la dieta del bocadillo de jamón’, entre otros.

Olvídese de seguir dietas de apellidos como la de la manzana, el mango o cualcualquier alimento único, ya que cada alimento posee un aporte nutricional diferente. Foto: cirquedesprit

¿Quieres acelerar tu metabolismo después de los 50 años? Con estos cuatro sencillos hábitos alimenticios podrás hacerlo

Asesorarse siempre con profesionales

Acudir a un nutricionista cada 15 días o un mes no es capricho. Por un lado, es el profesional más adecuado para hacer que tu dieta sea equilibrada y saludable además de ayudarte a perder peso, y por otro, irá adaptando tu dieta a tus necesidades y a tu pérdida de peso.

Ir de la mano de un nutricionista, le permite tomar mejores decisiones ajustado a su genética y biodisponibilidad con los alimentos. Foto: peakSTOCK

Y es que, en un proceso de adelgazamiento no es igual la dieta con la que empezamos que la que necesitamos para mantener el peso perdido.

Pérdida de peso de manera progresiva

Lo ideal sería hacerlo por etapas, con periodos de transición a dieta ‘normocalorica’, entre los periodos de reducción calórica. De este modo, aunque el proceso se alargue, el proceso será más llevadero y es menos probable que nuestro organismo ‘se acostumbre’ a la reducción de calorías.

Publicidad

La dieta debe ser fácil de seguir, por eso hay que hacerla lo más adaptada posible a los gustos y hábitos de la persona que va a seguirla.

Hacerse de buenos hábitos, es la clave. Foto: EXTREME-PHOTOGRAPHER

Las dietas pasan, los hábitos quedan

De nada sirve estar a dieta meses si luego vamos a volver a los hábitos que nos provocaron el sobrepeso del que queremos librarnos. Por eso, aunque las dietas no son para siempre, llevar unos buenos hábitos de vida, sí.

Los expertos en nutrición advierten que este fenómeno es aún más habitual en las famosas “dietas mágicas”, provicando que se suba hasta el triple de lo que adelgazó. Foto: wildpixel

Llevar una dieta saludable no implica llenarla de restricciones o medir cada caloría que ingerimos, sino, llevar una dieta equilibrada.

Practique ejercicios, no falla

Hacer ejercicio cuando queremos perder peso es un pilar indispensable por varios motivos:

Publicidad

  • Primero, porque, al consumir más calorías, la pérdida de peso será más rápida y eficaz;
  • Segundo, y más importante, es que minimizaremos la pérdida de masa muscular, y cuanta más masa muscular, más calorías necesita nuestro cuerpo para funcionar diariamente.
Por eso, es tan esencial hacer ejercicio aeróbico que favorezca la pérdida de peso, como correr, montar en bicicleta, bailar. Asimismo, ejercicios de fuerza. Getty Images Foto: BBC Mundo

Un plan para adelgazar puede ser fácil de sostener por unas semanas o unos pocos meses. En cambio, mantener los logros a largo plazo puede ser la parte más difícil del proceso. La importancia del cambio de hábitos.

(I)

Te recomendamos estas noticias