Existen posibilidades de que en medio de tus intentos por bajar de peso estés perdiendo músculo en lugar de grasa y aquello no va a colaborar con los resultados que tanto estás esperando con tus rutinas de entrenamiento y dieta equilibrada.

Perder peso no es tarea fácil, requiere de un radical cambio de rutina y estilo de vida, y para hacerlo bien (y no volver a ganarlo) necesitas encontrar una fórmula efectiva que se ajuste a tus necesidades, por ello es tan importante visitar a un especialista para que te guíe en el camino de estilo de vida que tanto anhelas.

Porque incluso así creas que lo estás haciendo todo bien, podrías estar cometiendo alguno que otro error. Tu número permanecerá bajando en la báscula y tu ropa te quedará más suelta, pero podrías estar perdiendo músculo, que es lo contrario a lo que todos quieren lograr cuando se someten a, por ejemplo, una alimentación completamente distinta a la que solían tener.

Varios factores determinan cuántas calorías debemos consumir diariamente. Imagen: Pexels

Los profesionales de la sección de nutrición en GQ detallan que tu cuerpo no va por el músculo cuando estás haciendo las cosas bien, va por la grasa, pero tu nutrición y nivel de ejercicio podría hacer que empieces a consumir el músculo antes que la grasa, esto pasa porque el cuerpo consume carbohidratos (glucosa), pero, si no los encuentra, se va por el glucógeno que se encuentra en el hígado y los músculos. Por eso es esencial hacer los ejercicios correctos para el desarrollo muscular y una dieta balanceada que corresponda a la cantidad de ejercicio que haces en el día.

Publicidad

A la vez existen formas en las que podrías saber cómo estás perdiendo músculo en lugar de grasa, cinco señales que expertos recalcan y a las que debes estar atento.

1. Cansancio mientras haces las tareas diarias

No solo en el gimnasio, la mala nutrición y la pérdida de músculo afectan las funciones del cuerpo y reducen el nivel de energía, lo que significa que te vas a sentir cansado haciendo las cosas más básicas.

2. Tu porcentaje de grasa no cambia

Esto es lo más obvio, si tu talla ha cambiado y tu peso sigue bajando, pero el porcentaje de grasa se mantiene igual, entonces estás perdiendo músculo, y eso significa que no vas a conseguir esa apariencia tonificada y marcada que deberías obtener con el ejercicio.

Al momento de perder peso, muchos se enfocan en hacer mucho ejercicio y privarse de varios alimentos, pero esto no funciona para todos.

3. Los números en la báscula bajan muy rápido

A menos que tengas mucha grasa por perder, bajar de peso rápido no es buena señal y puede ser un indicador de que tu músculo está desapareciendo, además, perder peso rápidamente no es sustentable y puede provocar que vuelvas a subir esos kilos un tiempo después.

4. Al hacer ejercicio te agotas más de lo normal

Una de las principales señales es que tu fuerza parece estar bajando, ya no puedes hacer las mismas repeticiones con el peso que las hacías antes, te sientes agotado con los workouts más fáciles y hasta dejas de tener ganas de entrenar.

Foto: Shutterstock / BAZA Production

5. Sin cambios en la rutina de entrenamiento

¿Sigues levantando el mismo peso de siempre y subir un poco te parece imposible? Ese es un problema de desempeño que puede ser causado por la pérdida de músculo, que es lo que evita que ganes fuerza y sigas conquistando nuevos retos. (F)

"Redefine tu peso ideal", aconseja la nutricionista Cassetty, refiriéndose a tener en cuenta la edad, historial médico y beneficios o implicaciones que podrían traer a tu vida. Foto: Pexels