Las realidades del oso de anteojos (Tremarctos ornatus) y del cóndor andino (Vultur gryphus), en nuestro país, despiertan preocupaciones.

Es por esta razón, que el Zoológico de Quito y la Secretaría de Ambiente de ese cantón emprenden una campaña digital de comunicación y educación ambiental, en el marco del programa Quito Biodiverso, orientada a mejorar el conocimiento y relación que la ciudadanía quiteña mantiene con estas especies vulnerables y su entorno natural.

De acuerdo con el Plan de Acción para Conservación del Oso Andino, los datos de densidad poblacional de este mamífero son todavía esporádicos en Ecuador. Esta carencia de información actualizada, respecto de las poblaciones ecuatorianas del mamífero más grande de Los Andes, mantienen a instituciones y colectivos en la imposibilidad de plantear acciones efectivas para su conservación y de los ecosistemas que habita.

Algunos datos sugieren que en el país habría una población entre dos y tres mil osos.

Publicidad

Además, el oso andino se considera una especie en estado “Vulnerable” a nivel global, en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y en el Libro Rojo de Mamíferos del Ecuador se encuentra “En Peligro”.

El cóndor andino, por su parte, está catalogado como especie en peligro de extinción en nuestro país, ya que su población se reduce progresivamente con el paso de los años y las amenazas que merman a la especie no se detienen. En el 2018 se contabilizaron 150 cóndores en el censo nacional más reciente; pero desde ese año se calcula que, aproximadamente, entre 15 y 20 cóndores han perdido la vida por circunstancias que comprenden el envenenamiento y la cacería.

Son los dos animales más grandes de Los Andes que, por causas distintas, enfrentan amenazas fuertes para su sobrevivencia. Los osos ven cómo la frontera agrícola avanza con rapidez en contra de sus bosques y es frecuente que existan encuentros con seres humanos que terminan de mala manera para los osos. En los últimos años, el cóndor ha recibido repetidos disparos y envenenamientos, como consecuencia de conflictos en los que es el último eslabón de una cadena en que se envenena carroñas destinadas a eliminar perros fuera de control, que acaban con la biodiversidad y animales de producción de campesinos en los páramos”, señala Martín Bustamante, director del Zoológico de Quito y Secretario del Grupo Nacional del Cóndor en Ecuador.

Las redes sociales del Zoológico de Quito y la Secretaría de Ambiente serán los principales canales de difusión de la campaña. En un primer momento basados en una narrativa atemporal, se ubicará a la ciudadanía en el año 2041, anunciando una hipotética desaparición de las dos especies más grandes de los Andes, como una estrategia para despertar asombro y preocupación real en los receptores.

Desde la segunda semana, las publicaciones abordarán referencias permanentes a la realidad actual con el fin de generar reflexión frente a la amenaza permanente a osos y cóndores y así establezcan una relación directa con las causas. Y finalmente se establecerá un vínculo directo entre los hábitos de consumo de la ciudadanía con la afectación de los hábitats de estas especies, haciendo un llamado directo a la acción para asumir la protección del oso y el cóndor desde acciones pro ambiente.

“No estamos conscientes del impacto que significa a nivel ambiental y humano la extinción de una especie. Desde hace años escuchamos que el cóndor está en peligro de desaparecer y las personas no se sienten parte de esta problemática. Por ello, decidimos iniciar la campaña anunciando la situación hipotética de la extinción de osos y cóndores con el objetivo de provocar una reflexión profunda sobre este hecho”, señala Gabriela Arévalo, directora del departamento de Educación para la Conservación del Zoo de Quito.

Publicidad

“¿Qué ocurre si permitimos que las dos especies más grandes de los Andes desaparezcan? ¿Está en nuestra acción ciudadana detener su extinción?. Es indispensable que al hablar de vida silvestre y sus problemáticas vinculemos directamente a la ciudadanía urbana en esta problemática, no podemos permitir que sigan mirando de lejos un hecho que les afecta”, acota.

En el marco de la campaña por los osos y cóndores del DMQ, se desarrollará un taller dirigido a profesionales del área del periodismo y la comunicación. Este espacio formativo, coordinado en conjunto con el Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino, será dictado por técnicos de las instituciones que conforman el Grupo y trabajan en el Plan de Acción para la Conservación del Cóndor Andino.

El objetivo es profundizar sobre la situación de esta especie en el país, proporcionar información técnica y establecer lazos de trabajo entre la comunicación y las instituciones que trabajan para su conservación. El taller se realizará de forma virtual el 21 y 22 de abril. Para inscripciones, escribir a garevalo@quitozoo.org

Como parte del componente educativo del proyecto, se realizará el encuentro SOS animales en peligro: osos y cóndores andinos, con niños, niñas, adultos y familias de la comuna de Iguiñaro (El Quinche) y el barrio La Josefina (Carcelén Bajo).

Serán espacios de reflexión, sensibilización y conocimiento, con el fin de educar para la conservación, donde se aborda un aprendizaje sobre el patrimonio natural desde lo cotidiano, desde lo que vivo, con lo que me relaciono, lo que me hace sentido, reconociendo a ese patrimonio, a través de la experimentación de la naturaleza desde las sensaciones, los sentidos y los sentimientos. (I)