Cada persona, en su existencia, puede tener dos actitudes: construir o plantar. Los constructores un día terminan aquello que estaban haciendo y entonces les invade el tedio. Los que plantan, a veces sufren con las tempestades y las estaciones, pero el jardín jamás para de crecer. Conservemos la inspiración durante todo este nuevo año.

- Solo la pasión por lo que hacemos nos permite transformar la esclavitud en libertad.

- La gente es capaz, en cualquier momento de su vida, de hacer lo que sueña.

- Cuántas cosas perdemos por el miedo a perder.

Publicidad

- Valórate como persona. Si tú sabes lo que vales, buscarás lo que te mereces.

- Quien interfiere en el destino de los otros nunca encontrará el suyo propio.

- Cuando atrasamos la cosecha, los frutos se pudren; y cuando atrasamos los problemas, no paran de crecer.

- Es necesario no relajarnos nunca, aunque hayamos llegado muy lejos.

- Cuando todos los días parecen iguales es porque hemos dejado de percibir las cosas buenas que aparecen en nuestras vidas.

- Haz algo en lugar de matar el tiempo. Porque el tiempo es lo que te está matando.

Publicidad

- La gloria del mundo es transitoria, y no es ella la que nos da la dimensión de nuestra vida, sino la elección que hacemos de seguir nuestra leyenda personal, tener fe en nuestras utopías y luchar por nuestros sueños.

- No tenía miedo a las dificultades: lo que la asustaba era la obligación de tener que escoger un camino. Escoger un camino significaba abandonar otros.

- La razón teme la derrota, pero la intuición disfruta la vida y sus desafíos.

- Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas.

- Afronta tu camino con coraje, no tengas miedo de las críticas de los demás. Y, sobre todo, no te dejes paralizar por tus propias críticas. (O)