Mónica Varea
Y éramos jóvenes, y soñábamos, y creíamos, y cantábamos: “Entre tu pueblo y mi pueblo hay un punto y una raya, la raya dice no hay paso, el punto vía cerrada. Caminando por el mundo se ven ríos y montañas, se ven selvas y desiertos pero no puntos y rayas. Porque esas cosas no existen sino que fueron creadas…”. Porque nunca creímos en las fronteras...
De acuerdo con el santoral católico, el día 4 de octubre se celebra a san Francisco de Asís. Existe la creencia de que cada año este santo se alista sacudiendo su túnica y el cordón que usa en la cintura, lo cual agita las nubes y produce lluvias muy fuertes. Esta convicción no es propiedad...
Una de las experiencias más desagradables de la vida es ir al baño en un avión. En la medida de lo posible no suelo ir. Beber poco o nada de líquido es lo recomendable, pero ¿cómo no cepillarse los dientes? Imposible. Esa es una necesidad imperiosa. Desayuno en el vuelo de Lima a Sao Paulo y los dientes...
Quiero creer que el internet acorta distancias, que la red me acerca y me permite no extrañar lo que amo. Nada más falso, la lejanía es lejanía a pesar de las tecnologías actuales. Cuando estoy lejos el país me duele más, lo veo como un punto en el mapa, un pequeño punto que no me pertenece,...
Sentí que un viento helado me recorrió la espalda. “Quiero criar a mi hijo en un lugar donde la palabra todavía tenga valor, ma. En una ciudad donde la gente te mire de frente y hable claro, odio la hipocresía, la falsa modestia y las envidias. Así nos criaste, mamá, ¿qué esperabas?...
Con la frase “Cada hombre, cada mujer, carga con su propia maldición” empieza la escritora Claudia Piñeiro su novela Las maldiciones. Una novela que no parece ficción, una novela tan real como absurda es la cotidianidad política de nuestros países; una novela tan argentina como latinoamericana; una...
Los niños nos tratan de tú. Se dirigen a uno con total desparpajo, dicen lo que sienten y lo que piensan. Mis hijas fueron así, Carito, invitada a comer a donde una amiga, para animarla a probar el aguado de gallina que su madre había preparado y la niña no quería ni ver, le dijo: “Prueba, parece...
Dice mi marido que yo soy bruja, además cada vez que se ofrece repite: Ay, Moquita, vos sabes más por vieja y por diabla. A veces tiene razón. Hace algunos años yo vaticiné que la feria del libro de Guayaquil había llegado para quedarse; y así fue, Guayaquil de mis amores se prepara para una nueva...

Páginas