Mónica Varea
Sentí que un viento helado me recorrió la espalda. “Quiero criar a mi hijo en un lugar donde la palabra todavía tenga valor, ma. En una ciudad donde la gente te mire de frente y hable claro, odio la hipocresía, la falsa modestia y las envidias. Así nos criaste, mamá, ¿qué esperabas?...
Con la frase “Cada hombre, cada mujer, carga con su propia maldición” empieza la escritora Claudia Piñeiro su novela Las maldiciones. Una novela que no parece ficción, una novela tan real como absurda es la cotidianidad política de nuestros países; una novela tan argentina como latinoamericana; una...
Los niños nos tratan de tú. Se dirigen a uno con total desparpajo, dicen lo que sienten y lo que piensan. Mis hijas fueron así, Carito, invitada a comer a donde una amiga, para animarla a probar el aguado de gallina que su madre había preparado y la niña no quería ni ver, le dijo: “Prueba, parece...
Dice mi marido que yo soy bruja, además cada vez que se ofrece repite: Ay, Moquita, vos sabes más por vieja y por diabla. A veces tiene razón. Hace algunos años yo vaticiné que la feria del libro de Guayaquil había llegado para quedarse; y así fue, Guayaquil de mis amores se prepara para una nueva...
Nos mudamos a vivir en Quito a inicios del verano de 1966. El sol, los arupos, el azul intenso del cielo y el imponente Pichincha dieron a esas vacaciones una felicidad grande, distinta, nueva. Andar todo el día en el patio de la nueva casa, sin que mamá me persiguiera con su cantaleta de “Móooonica, ponte un saco...
Hace poco mi hija María Paz me contó acerca de la exposición de arte del ecuatoriano Paúl Rosero, que presentó en 2004 como proyecto para graduarse; se llamó La casa mañosa. En ella se exponían todas las cosas de una casa que funcionan mal, pero que con alguna maña logramos que se abra...
Hace un año, justamente el 15 de julio, al inicio de un verano tardío, cuando los arupos empezaban a florecer y el azul del cielo de Quito ya estaba intenso, murió mamá. Ha pasado tan solo un año, pero a mí me ha parecido un siglo. La semana pasada una de mis hermanas dijo: va a ser un año de...
Ipiales, a 15 de agosto de 2012. Excelentísimo: Con un poco de preocupación le escribo. Me cuentan que usted está cabreado, y no le falta razón. Las cosas se salieron de cauce, pero mi intención siempre fue buena y puse todo mi empeño en esta misión. Yo me siento contrariado, por momentos culpable...

Páginas