Mónica Varea
Querido Lenín: Como recordarás, justo hace un año, un poco antes de que empezaras a ejercer el cargo de presidente de la República, te escribí. Hoy lo vuelvo a hacer, en parte para agradecerte, en parte para preguntarte ciertas decisiones tuyas que no acabo de entender. Te quiero agradecer porque veo que con tu...
Ojos que no ven corazón que no siente, ¿y ojos que no quisieron ver, sentirán? No quisimos ver las fronteras y ahora es imposible no verlas, llorar, sentir miedo y hablar de todo lo feo que ahí sucede. Yo no quiero ver, no quiero sentir más tristeza y miedo. Quiero mirar hacia otro lado, hacia lo único que...
El tedio de la clase de Matemáticas era igual o peor que el de una clase de chino, aunque nunca he asistido a una clase de chino, pero me imagino que el nivel de incomprensión debe ser el mismo. Apenas llegaba el señor Rodas, mi amiga Olga Bonilla Alencastro, alias OBA por sus iniciales, y yo, alias la Varea, nos mirá...
Fue el cuadro del Juicio Final que colgaba de la pared del aula de primer grado el que me hizo alejar a mis hijas del cielo y del infierno para siempre. El cuadro era pavoroso: en la parte superior derecha, un ángel huesudo tocaba una corneta que al parecer despertaba a buenos y malos. Los buenos, todos vestidos de blanco, todos flacos y...
En marzo de 2015, en este mismo espacio, escribí un artículo al que titulé ‘Vuelta a la manzana’, en él describía la mugre y la desidia de las calles por las que camino cada mañana. Recuerdo que recibí una llamada del Municipio para decirme que en el transcurso del día me iban a...
A mí la política en general, y la ecuatoriana en particular, me parece absolutamente incomprensible. La verdad es que no encuentro diferencia entre el binomio cuadrado perfecto y la política, ambos me resultan chino. André Comte-Sponville la define como el arte de tomar, mantener y utilizar el poder. Admiro mucho a este...
En la vida hay cosas buenas, malas y feas. Las buenas, como oír la voz de Carmen Chiriboga que me invita a celebrar el Día de la Mujer en el Teatro Centro de Arte, en Guayaquil, o farrear con Javier Alcívar Montero, no tienen precio, me dibujan una sonrisa por varios días. Las malas, como enterarme de la muerte de ese...
Jugando con el título Hay palabras que los peces no entienden, un hermoso libro de María Fernanda Heredia, yo digo: hay palabras que los políticos no entienden, otras que inventan y muchas que olvidan. Hace muchos años, cuando ya la abogacía me causaba gastritis y los libros me coqueteaban, me presenté a...

Páginas