A poco de la celebración del Día del Padre, este domingo 20 de junio, decenas de personas acuden al mercado Caraguay, en el sur de Guayaquil, a abastecerse de cangrejos para comer junto a sus familiares por esta fecha.

El precio de la plancha (cuatro atados) del crustáceo se mantiene en $ 60, en promedio, pero este fin de semana los comerciantes dijeron que se incrementaría el monto debido a la festividad.

Gregorio Valiente, comerciante de cangrejos, comentó que la afluencia ha aumentado en estos días y espera vender más de lo que normalmente expende durante fines de semana que no son festivos.

El regateo se impone en este sitio de comercio. Hay vendedores que piden hasta $ 80 por una plancha de 48 cangrejos (12 por atado), pero ya negociando se venden de $ 60 a $ 70.

Publicidad

El atado con 15 cangrejos patas gordas se ofrece de $ 25 a $ 30. De ahí que la plancha con estos crustáceos ‘escogidos’ o ‘clasificados’ saldría en $ 100 o $ 120, respectivamente.

Eugenia Pérez, habitante de la Alborada, consideró que el valor está normal y no ha subido, sin embargo, aprovechó estos días ya que el fin de semana sí subirán los precios, dijo.

Elvis Vélez, morador del sur de la ciudad, contó que comprará los cangrejos para festejar el Día del Padre con un nuevo sabor porque generalmente su familia ha comido carne, pollo o alguna otra opción.

Además, mencionó que por la pandemia el año pasado no se reunieron.

La veda de cangrejo será del 15 agosto al 15 septiembre de este año, por eso esta fecha es clave, según Víctor Ramírez, vendedor de crustáceo.

“Aprovechamos este evento especial del Día del Padre para poder sustentarnos en las épocas de veda”, agregó.

Publicidad

A este mercado también llegan comerciantes de distintos sectores de Guayaquil y de cantones vecinos, quienes también revenden los crustáceos en algunas esquinas y en mercados formales e informales de la ciudad.

Entre quienes adquieren los cangrejos también están los dueños de locales que ofrecen los crustáceos en diferentes variedades de platos.

En este caso ellos ya son conocidos por los comerciantes y adquieren el producto a precios más bajos.

El dueño de un cangrejal sostuvo que todavía la pandemia los afecta porque hay familias que no salen completas como sucedía hasta antes del COVID-19. (I)