“Al inicio, hace un año, hicieron un ejercicio (los promotores de la troncal 4 de la Metrovía) de circular por la zona un informativo que simplemente decía la construcción, los paraderos, pero nunca nos dijeron qué rutas, qué vehículos van a quedar. No olvidemos que ahí (suroeste, más conocido como el suburbio) hay alrededor de casi 12 líneas de transporte en la parroquia Febres Cordero que están concentradas en Cisne 1, Cisne 2, Plan Piloto… y que históricamente nos han movilizado para el centro de la ciudad, para el norte, el sur… y pasan (fijas) por ahí”, cuenta Guillermo Leone, del llamado Plan Piloto de Guayaquil que está en la parroquia Febres Cordero.

Él es dirigente barrial, de la Confederación Unitaria de Barrios del Ecuador, y la troncal 4 de la Metrovía cubrirá en especial a los habitantes de esta parroquia que están en la zona conocida como el suburbio de Guayaquil, que es el suroeste.

Esta nueva ruta movilizará de manera directa a los habitantes del suburbio hasta el centro de Guayaquil y viceversa. El tiempo estimado, hasta el año pasado, era de 20 minutos desde el suroeste hacia el centro al ocupar este sistema masivo de transporte público (Metrovía), que viene desde la administración de Jaime Nebot.

Preocupación en habitantes por ‘futuro incierto’ de la troncal 4 de la Metrovía; cabildo espera estudio actual de la demanda del servicio

Las autoridades municipales todavía no saben cuándo empezarán las operaciones de la troncal 4, aunque se había anunciado, en el último cambio de fecha que se hizo, que comenzaría a funcionar en el primer trimestre de este 2021.

Publicidad

El 2 de junio de 2020, tras casi tres meses de paralización de la obra por la pandemia del COVID-19, se reanudaron las labores para terminar la troncal 4 de la Metrovía, que inicialmente debía estar lista en diciembre del 2020. Aquí una foto de aquellos trabajos en la parada ubicada en la calle Assad Bucaram, más conocida como la 29, y Chambers.

Esto porque aún esperan los resultados de la actualización de la demanda y de la oferta de la troncal 4 en el sector, ya que “la pandemia ha cambiado las condiciones normales del servicio de transporte, afectando de forma directa la demanda prevista”, contestan, de manera conjunta, tres funcionarios municipales a un cuestionario enviado por este Diario.

“Esta modificación obliga a realizar la actualización de los estudios técnicos previo al proceso de licitación del operador de transporte ya que la flota (cantidad de unidades a incorporar) está ligada a esta variable (demanda)”, se expone para justificar el retraso en la inauguración y operación de la troncal 4.

Roberto Ricaurte, gerente de la Empresa Pública Municipal de Tránsito y Movilidad de Guayaquil; Jorge Pinto, administrador de la Agencia Metrovía, e Índrig Orta, directora de Proyectos con Financiamiento Externo, son los funcionarios municipales que responden las interrogantes planteadas.

La ruta de la troncal 4 de la Metrovía, con sus respectivas paradas. Foto: El Universo

Antes de la actualización de las cifras de la demanda y de la oferta que está en curso, se había calculado que aproximadamente 120.000 personas usarían a diario la troncal 4 de la Metrovía en condiciones normales de operación, es decir, antes de la pandemia. Una vez que se tengan los resultados, dimensionarán la flota (unidades de buses) que se requiere para esta nueva ruta. Y semanas después (no se precisa cuántas), convocarán a licitación para elegir al nuevo operador de esta ruta o troncal, se expone.

Y los buses convencionales de servicio público que están en el área de influencia de la troncal 4 saldrán de circulación de esa zona. Eso sí es seguro.

Solo continuarán los buses convencionales que circulan en los sectores donde la troncal 4 no tenga área de influencia. “Además, se debe mencionar que el modelo del sistema plantea que el operador esté conformado por los transportistas históricos del sector”, se indica.

Publicidad

Los transportistas históricos, se agrega, “actualmente prestan sus servicios en el área de influencia de la troncal y sus rutas alimentadoras, como ha sido el caso de las tres troncales anteriores”.

En la actualidad hay 97 rutas de la reactivación en la ciudad y 5 circuitos express que abarcan a 1.900 buses.

Uno de los reclamos que se repite en los habitantes de los sectores del suroeste por donde pasará la troncal 4 es la falta de información y comunicación de lo implica esta obra.

Y aquellas quejas se han trasladado también a gremios barriales, transportistas y a grupos como el Observatorio Ciudadano de Servicios Públicos de Guayaquil.

César Cárdenas, coordinador de este último observatorio, cuenta que los habitantes reclaman porque no conocen ni siquiera cuál va a ser la ruta de la troncal de la Metrovía y cuál será el “complemento con los buses que van a ser las intersecciones”, dice. Esto porque la ciudadanía solo ha observado la construcción de las estaciones, como las de la avenida Portete, pero desconocen la otra información importante y vital para ellos, que se movilizan a diario.

“El gran ausente de este tipo de planificaciones siempre ha sido el pueblo, no le han consultado, no le han informado absolutamente nada, sino que las autoridades hacen y deshacen sin consultar con la gente, con la ciudadanía, que al fin de cuentas somos quienes pagamos por los servicios”, cuestiona Cárdenas.

Leone también dice que incluso intentaron hablar con Vicente Taino Basante cuando estaba en la ATM sobre cómo será la transportación en esa zona, pero no pudieron reunirse con él. El cambio en las administraciones de estas dependencias también ha afectado aquello, agrega.

Los funcionarios del Municipio cuentan que desde mayo de este año, la gestión y administración del sistema Metrovía está a cargo de la Empresa Pública Municipal de Tránsito y Movilidad de Guayaquil, a través de su Agencia Metrovía. “Se estima reforzar los procesos de socialización al momento de inicio de licitación del operador, ya que se contaría con una fecha más aproximada de inicio de operación”, se expone.

Las paradas de la troncal 4 ya fueron entregadas al Municipio de Guayaquil. Esto tras una prórroga que se tramitó en diciembre pasado (por la pandemia que paralizó también la ejecución de obras por más de dos meses) y cuya fecha de término de la obra era para el 30 de abril de 2021. La obra civil se concluyó en ese tiempo, se afirmó.

Labores en la calle Portete, suroeste de Guayaquil.

Sobre los daños que se ven en varias paradas de la troncal 4, el cabildo dice que los daños anteriores estaban bajo la responsabilidad del contratista municipal.

“El contrato de la troncal 4 solo incluyó la ejecución de los carriles en el frente de las paradas. Las vías del recorrido (que están con huecos, baches y otros daños) se encuentran dentro de proyectos de bacheo, mantenimiento y reconstrucción de vías por parte de la Dirección de Obras Públicas. El contratista de las paradas será responsable de su integridad hasta la recepción definitiva de la obra”, se sostiene.

Una vez que finalizó la obra física de las paradas, se contrató la fibra óptica, que está en fase de implementación, así como la semaforización en la zona de la troncal. También se está gestionando la contratación de las cámaras de seguridad. Y está en proceso la instalación de voz y datos que se requieren por parte de la Metrovía.

Además está en trámite la recepción provisional de la obra por parte del Municipio y Metrovía, se agrega.

La troncal 4, cuya ruta empieza en la calle Assad Bucaram, más conocida como la 29, y la J hasta llegar al centro, en la avenida Malecón, (y viceversa), tiene en total 23 paradas. Al inicio se dijo que serían 24 (una se eliminó). El trayecto o recorrido final de la ruta será de 23,68 km. (I)