El Templo de las 13 torres o Chankillo, situado al norte de la costa central del Perú, en el Valle de Casma, es considerado el observatorio solar más antiguo de América.

Este complejo posee un conjunto de construcciones edificadas en un paisaje desértico y una serie de características naturales. Se cree que servía como centro ceremonial y para señalar con gran exactitud los solsticios, equinoccios y una serie de fechas a lo largo del año, a partir de la posición del Sol.

El sitio está compuesto de los siguientes espacios:

  • Templo Fortificado, centro cultual o palacial rodeado por tres murallas que se yergue en lo alto de una colina.
  • Observatorio y el Espacio Público Ceremonial, dos elementos situados en un sector fuera del recinto amurallado.
  • Las Trece Torres de forma cúbica, señalizadoras de la trayectoria solar dispuestas en una hilera que se estira a lo largo de la cresta de otra colina.
  • Cerro Mucho Malo, indicador natural complementario de las trece torres.

Las 13 torres, que miden entre dos y seis metros de altura, se alinean de norte a sur a lo largo de la cresta de una colina.

Publicidad

El 21 de diciembre, cuando en el hemisferio sur es el solsticio de verano, el Sol sale por la derecha de la primera torre del extremo derecho. A medida que avanza el año, se va moviendo entre las torres hacia la izquierda. Se puede saber en qué fecha estamos al ver qué torre que coincide con la trayectoria del Sol al amanecer.

El 21 de junio, o el solsticio de invierno en el sur, el Sol sale por la izquierda de la última torre del extremo izquierdo. Luego, el Sol se va moviendo hacia la derecha, para volver otra vez en diciembre a salir por la torre del extremo derecho.

El complejo es mucho más antiguo que el imperio inca. Foto: AFP

Civilización desconocida

Publicidad

El arqueólogo peruano Iván Ghezzi, coautor de un estudio sobre estas ruinas, que fue publicado en la revista Science, indica que Chankillo fue edificado por una civilización lo suficientemente organizada para desarrollarlo en unos 25 años, un periodo relativamente corto.

En todo caso, aún se desconoce qué civilización fue la que levantó el lugar.

Según estimaciones de los arqueólogos, el sitio estuvo habitado entre el 500 y el 200 a.C.

“Pertenece a una cultura aún desconocida de aproximadamente el año 200 a. C., que no está relacionada con las culturas (preincaicas) ya conocidas para esa época”, detalla Ghezzi a BBC Mundo.

El arqueólogo explica que para identificar o darle un nombre a esa civilización, todavía “hace falta saber mucho más sobre su modo de vida, religión, idioma, etc.”. “Por ahora tenemos solo información sobre un culto al Sol”, comenta.

Lo que sí se conoce es que Chankillo llegó a su fin al ser atacado por cultos rivales. Entonces su templo principal fue destruido y enterrado, y todo el lugar fue abandonado abruptamente.

El complejo _que se extiende por unas 5.000 hectáreas, pero solo se ha estudiado un 1% aproximadamente_, fue declarado en julio de 2021 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. (I)