A Guayaquil arriba una muestra que transita por las memorias de su creador, su titular apela a las sensaciones que un cuerpo puede llegar a experimentar. El artista Stephano Espinoza Galarza presenta por primera vez en su ciudad de origen la exposición individual denominada Las piernas me tiemblan de alegría.

Publicidad

Se trata de una compilación de nueve obras que fueron realizadas en el 2020 y que anteriormente estuvieron expuestas en una galería de Quito. Además, en una sala adjunta se encontrará una selección corta de la producción de Espinoza, en los últimos cinco años. De esta manera, se puede conocer estilo, figuras poéticas y formatos del artista.

En sus cuadros se distinguen composiciones entre cuerpos, un estilo narrativo del autor. “Son obras que se enfocan en el afecto, son autobiográficas, basadas en mis vivencias, en las relaciones con mis parejas, con mi familia, con amigues. Es un ejercicio de hacer memoria porque básicamente regreso a un momento específico en mi vida...”, indica Espinoza.

'Las piernas me tiemblan', de Stephano Espinoza se expone en Galería Juniin. Foto: Andrei Terán

“En mi obra manejo bastante esta idea del revisionismo en la pintura, lo cual quiere decir utilizar unas técnicas que se pueden considerar un poquito más tradicional, como es la pintura al óleo, inspirado un poco por el periodo modernista en la pintura. Regreso a ese momento en la historia del arte para introducir a sujetos que en su tiempo no estuvieron, no fueron sujetos de ser pintados como lo somos las personas homosexuales”, añade.

Publicidad

Defiende la idea de abordar sensaciones personales a través del arte. “Para mí sí es importante en mi obra que se maneje una estética que sea explícitamente marica, una estética que no sea discreta...”, dice.

'Las piernas me tiemblan', de Stephano Espinoza se expone en Galería Juniin. Foto: Cortesía de José Miguel Serrano

Juan Felipe Paredes es el curador de la exposición, desde su lectura profesional habla sobre la denominación de la exhibición. “A mí me gusta pensar que esto es una especie de cosas que nos suelen suceder a las personas que no vivimos en base a la norma. Me refiero a esto, porque claro, al ser personas homosexuales latinoamericanas, terminamos sintiendo cosas que son distintas a las demás personas, sino que son únicos como tal. Eso implica que nos sucedan cosas en el cuerpo que son difíciles de explicar”, apunta.

Paredes considera que la pintura de Espinoza no es tan simple, pues tiene además una carga de investigación. “Stephano también tiene una formación en humanidades y a la final él termina haciendo una reflexión a través de la historia del arte, en donde él revisa los estilos y las estéticas del periodo modernista, que justamente se refiere a la mitad del siglo XIX y del XX. Él revisa esas estéticas y se apropia un poquito de ellas, para justamente tratar de reivindicar algunas cosas que por lo general han sido silenciadas como la delicadeza, la homosexualidad, el amor... “, explica.

'Las piernas me tiemblan', de Stephano Espinoza se expone en Galería Juniin. Foto: Cortesía de José Miguel Serrano

Espinoza es de Guayaquil, ha desarrollado su trabajo artístico entre Ecuador y Estados Unidos. Estudió artes visuales en la Academia de Bellas Artes de Pensilvania y obtuvo su grado en la Universidad de Nueva York en Análisis Social y Cultural con enfoque en Estudios Latinos y Metropolitanos. Empezará su maestría en pintura y grabado de Yale University, luego de ser beneficiado con una media beca.

Sus obras han sido exhibidas en Estados Unidos, Ecuador y Alemania.

Las piernas me tiemblan de alegría se inaugura mañana, sábado 5 de junio, de 14:00 a 19:00, en el espacio situado en las calles Junín 455 y Baquerizo Moreno. La entrada es libre. La exposición estará abierta hasta el 3 de julio.

Galería Juniin, una nueva oportunidad para el arte

Galería Juniin está situiada en Junín 455 y Baquerizo Moreno.

Esta muestra llega con una buena noticia para el arte, ya que al mismo tiempo se inaugura la Galería Juniin, nombre elegido en referencia a la calle donde está situado el edificio; aunque con dos vocales i debido a que está en un segundo piso.

Libbi Ponce es la precursora de este espacio. Ella es artista, investigadora y curadora, nacida en Tampa, Florida, de padres ecuatorianos (de Guayaquil y Milagro). En febrero de este año llegó al país por su beca de investigaciones creativas en Guayaquil, la cual le exigió moverse por el centro de la ciudad, pues la Universidad de las Artes y el MAAC fueron sus constantes espacios de trabajo.

Foto: Matthew Bernucca

Motivada por la cercanía de la zona para hacer algunas actividades, sintió el deseo de querer vivir en el centro. Enseguida empezó a buscar opciones, hasta dar con el espacio ideal en donde vive desde febrero. Con el tiempo transcurriendo pensó que sería buena idea hacer una exposición, aunque en ese entonces no lo concebía como una galería. “Por Instagram conecté con artistas para ver si hacíamos algo o simplemente para tener amigos... encontré la página de Stephano y empezamos a hablar, nos dimos cuenta de que habíamos vivido en la misma ciudad en Estados Unidos, con la misma profesora de arte y fuimos al mismo colegio, fue chistoso. Entonces le comenté mi idea de la exposición...”, relata.

Fue así como tuvo el apoyo de la también curadora Elisa Estrada para adecuar el espacio, pues ambas estaban de acuerdo con abrir uno en el centro.

Ponce indica que pronto lanzará una convocatoria para que artistas presenten su portafolio y así preparar futuras exposiciones.

Galería Juniin está situada en la calles Junín 455 y Baquerizo Moreno. (I)