En el idioma español el grafema <q> solo se emplea para integrar el dígrafo qu, cuyo fonema es /k/. Se usa ante las vocales e, i: quimera, querido. La Ortografía de la lengua española (2010) indica que, en este uso característico, la u es un mero signo gráfico que no representa sonido alguno.

En las demás posiciones, ese mismo fonema se representa con la letra <c>: carta, cometa, activo, tictac. De ahí que actualmente se recomienda escribir Catar, no Qatar, para referirse al país de Asia, cuya capital es Doha.

Esta norma se estableció en la ortografía académica de 1815, que además especifica que se escriben con cu todas las palabras cuya grafía etimológica presenta la secuencia gráfica qu con sonido /ku/. Gracias a esto hoy escribimos con <c> y no con <q> voces como acuario, cuaderno, inicuo. Esto se aplica asimismo para los préstamos de otras lenguas: cuásar, cuórum, cuadrivio, etc. Las grafías etimológicas se consideran extranjerismos, por lo que su empleo exige resalte tipográfico (cursivas, comillas o negritas) y la omisión de tildes, de ser el caso: «quasar», «quorum», «quadrivium».

Hay que mencionar también que en el Diccionario panhispánico de dudas (2005) constan Qatar y «qatarí» como grafías válidas, pero esta recomendación quedó sin vigencia con la publicación de la Ortografía de la lengua española (2010).

Publicidad

En conclusión, si el hablante se decanta por el topónimo Qatar, tendría que usar el gentilicio «qatari», forma que tampoco se ajusta a las normas de la lengua española. Así que, para que exista una correspondencia biunívoca entre grafemas y fonemas, lo adecuado es que se use Catar con su gentilicio catarí. (F)

FUENTES:

Diccionario de la lengua española (versión electrónica), Diccionario panhispánico de dudas (2005), Ortografía de la lengua española (2010), Libro de estilo de la lengua española (2018), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.