Tal como estaba previsto, el actor Anthony Hopkins se alzó con el Óscar a mejor actor por su actuación en The Father, aunque el actor no estaba presente para recibirlo ni dar el típico discurso por la distinción.

Anthony Hopkins, quien interpreta a un enfermo de demencia senil en “El padre”, se convierte en el ganador con mayor edad de la historia de los premios a sus 83 años. El premio al mejor actor se sumó así a uno de los primeros premios entregado, ya que la cinta ganó el Óscar a mejor guion adaptado.

Anthony Hopkins volvió a los Óscar (el año pasado fue nominado en la categoría de reparto por “The Two Popes”) con un papel en el que retrata el sufrimiento de un anciano que sufre demencia y siente cómo sus capacidades cognitivas empiezan a mermar.

Es la sexta nominación al Óscar para este veterano y respetado actor, que solo se ha llevado una vez la estatuilla, por su aclamado Hannibal Lecter de “The Silence of the Lambs” (1991).

Y aunque tenía fuertes contendores, llegó a la gala con la seguridad que da haber ganado recientemente el Bafta por su actuación que hoy le dio el premio a mejor actor. (E)

Actores con más premios Óscar