Los ciudadanos chinos Xiang Q., Gio G. y Xu W., quienes fueron detenidos en marzo pasado al estar implicados en el secuestro de un compatriota, no se han presentado ante el juez César Hermida desde que obtuvieron medidas cautelares hace casi dos meses, eso luego de interponer un polémico habeas corpus.

Los extranjeros salieron con medidas sustitutivas de la Penitenciaría del Litoral, por un supuesto quebranto en su salud, luego de un dictamen del tribunal que ahora es indagado por la Corte Nacional de Justicia, pues ni el juez Hermida ni el fiscal que investigaba el secuestro se enteraron de la liberación hasta que fueron a la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio solicitada por Fiscalía para emitir su acusación contra los procesados.

Ahí los funcionarios del Servicio Nacional de Atención a Privados de Libertad (SNAI) les informaron que ya no estaban presos, pues habían recibido las tres boletas de excarcelación emitidas por el tribunal conformado por los jueces Jessy Monroy, Carlos Zambrano y Rocío Córdova. A los extranjeros les instalaron dispositivos de rastreo y debían presentarse en el Albán Borja cada semana. Además, tenían prohibición de salida del país.

La Fiscalía se quejó públicamente de la liberación de los chinos y apeló la decisión del tribunal. Finalmente, esta semana la Sala de lo Laboral del CNJ declaró la nulidad del proceso (habeas corpus que los liberó). Asimismo, ordenó que se inicien las investigaciones a los jueces por una presunta conducta de manifiesta negligencia.

Publicidad

El juez Monroy, uno de los jueces que permitieron la salida de los extranjeros de la cárcel, justificó que el habeas corpus era en contra del magistrado que dictó la prisión preventiva y que no tenían la obligación de notificar al fiscal que está a cargo de la investigación por el secuestro extorsivo. Además, sostuvo que la decisión se tomó tras el informe de una perita de la Fiscalía.

Entre las patologías que presentarían los extranjeros estarían hipertensión, diabetes, sinusitis, artritis y amiloidosis neuropática.

El juez Monroy mencionó que los chinos, además, estaban deprimidos.

EL UNIVERSO solicitó al SNAI información sobre cuántos presos en Ecuador sufren este tipo de enfermedades, pero hasta el cierre de esta edición no hubo una respuesta.

Tampoco respondieron si los extranjeros están siendo monitoreados mediante el grillete electrónico.

Aún se desconoce la ubicación de los procesados quienes no han comparecido, sin embargo, un representante legal de ellos sí ha presentado varios escritos.

Hace diez días se realizó la última audiencia en este caso, en la diligencia se presentó el dictamen acusatorio por el delito de secuestro extorsivo.

Un ciudadano chino fue secuestrado en marzo pasado y permaneció varios días en una casa en Metrópolis 2 hasta que la Unase lo rescató. Foto: archivo

Hace dos meses la Fiscalía pidió protección para el comerciante ciudadano chino que fue secuestrado en marzo pasado por los procesados. A la víctima la retuvieron varios días en una vivienda de la urbanización Metrópolis 2, donde lo rescató la Unidad Antisecuestro y Extorsión (Unase). Los chinos pedían $ 500.000 por liberar a su compatriota. (I)