Eran casi las 03:00 de este domingo cuando cuatro sujetos vestidos con trajes similares a los de la Policía llegaron a la Secretaría de Droga de Tena, en la provincia de Napo, y se llevaron 2.800 kilos de droga que había sido incautada.

El hecho trascendió en redes sociales la tarde de este domingo, y las reacciones de los usuarios no se hicieron esperar.

Ahí se cuestiona la seguridad y los protocolos que tienen en las bodegas donde se almacena la droga decomisada a los narcotraficantes.

“Ya se habían demorado mucho los narcos en recuperar su mercancía. Este es el país donde todo puede ocurrir”, escribió Pablo Andrade.

Publicidad

Según los primeros reportes policiales, una mujer policía, encargada de la seguridad de la bodega, abrió la puerta del recinto ante el pedido de que pasara el libro para que supuestamente firmara un coronel que iba a revisar lo incautado.

En ese momento, los sospechosos supuestamente ataron y amordazaron a la encargada del ingreso; sin embargo, no se llevaron su arma de dotación.

Tras eso, los sospechosos avanzaron hasta encontrar a los administradores del edificio para una supuesta verificación de lo almacenado.

Tras lograr entrar a la edificación y someterlos, rompieron la puerta de madera del cuarto de evidencias y se llevaron los bloques en un camión tipo furgón que ingresaron al predio. Finalmente, huyeron a bordo de una camioneta doble cabina.

Publicidad

Minutos después, se dio la alerta a la policía. Los agentes que llegaron a la bodega notificaron a los otros uniformados de la provincia para la búsqueda de los vehículos involucrados.

Horas después, la policía logró localizar los vehículos con la droga en una zona rural de la provincia y detener a seis hombres, que ya han sido presentados ante la Fiscalía de Napo.

Además, el Ministerio del Interior informó en su cuenta de Twitter que una de las primeras disposiciones del jefe de esa cartera de estado, Patricio Carrillo, fue iniciar de manera inmediata el proceso de destrucción de droga recuperada. (I)