Santo Domingo

El reo Félix Gustavo C. R. llamó a sus familiares para anunciarles que se encontraba bien y después se contactó con un operador del ECU911 para poder entregarse a la Policía.

El hombre, oriundo del cantón Ventanas de Los Ríos, fue uno de los privados de libertad que escaparon de la cárcel Bellavista de Santo Domingo de los Tsáchilas, en medio del amotinamiento que causó 44 reos muertos el pasado lunes 9 de mayo. Esta versión la hizo pública una de sus hermanas, quien mencionó que su pariente solo intentó escapar de la muerte.

Ella, quien viajó desde ese cantón riosense para conocer el estado de su pariente, dijo que su hermano le confesó por teléfono que solo quería cuidar su integridad y que al momento de observar la masacre que se registró en el interior del centro carcelario, junto a otros compañeros optaron por fugarse, ya que no había escondite seguro.

Publicidad

“Él huyó para salvar su vida. Mi hermano quiere cumplir con su condena, por eso se entregó de forma voluntaria a la Policía para que lo ubiquen en un lugar seguro”, expresó la mujer.

El hombre lleva seis años preso por un crimen. Su familiar detalló que su condena de 26 años la estaba pagando en la cárcel de Ambato y hace unos meses en plena madrugada y sin aparentes motivos fue trasladado a Santo Domingo.

Seis cabecillas de bandas criminales fueron trasladados de la cárcel de Santo Domingo

Antes de hacer pública esta versión ante los medios de comunicación de la localidad y de la provincia de Los Ríos, los familiares realizaron un escrito con el asesoramiento de un abogado en el que indican las razones por las que huyó del sitio y que sea tomado en cuenta por las autoridades competentes y evitar que sea doblemente juzgado.

“Él huyó por miedo. Mi hermano no quería ser perseguido por la Policía. Él no tiene nada que ver con la masacre que hubo en la cárcel de Bellavista”, explicó la mujer.

Publicidad

Con frustración e indignación, familias de reos asesinados esperan entrega de cuerpos; creen que se pudo evitar tragedia, pues internos habían alertado

Sus familiares también les pidieron a las autoridades competentes que su pariente sea nuevamente trasladado al Centro de rehabilitación social de Ambato, donde se encontraba “tranquilo” pagando su condena.

Además, cuentan que están preocupados, porque desde que su hermano se entregó a la Policía desconocen en qué cárcel se encuentra, ya que han perdido todo contacto con él.

Este martes, la Policía dio a conocer que el Gobierno entregará entre $ 500 y $ 3.000 a quienes proporcionen datos que ayuden a localizar a 20 reclusos que aún no han sido ubicados.

Durante el motín del lunes se escaparon del recinto carcelario 220 prisioneros, de los cuales ya han sido recapturados 200. (I)