Tras casi dos semanas de haber recibido un disparo en el hombro, Amalia Sandoval murió este sábado 16 en el hospital Guayaquil por una infección.

La mujer venezolana, de 54 años, vendía artesanías en un portal en la esquina de Pedro Carbo y Luque, cuando resultó herida en medio de una balacera entre sacapintas y un policía.

El enfrentamiento se dio la mañana del 4 de octubre, cuando dos delincuentes atacaron a una mujer que hacía fila afuera de una entidad bancaria del sector.

Le dieron un cachazo en la cabeza y le arrebataron una mochila donde llevaba una portátil y documentos. Eso ocurrió mientras un policía de civil salía de una cafetería ubicada frente al banco.

Publicidad

Ahí, tras supuestamente gritar “¡alto, policía!”, se dio un intercambio de balas con los dos sacapintas, que lograron huir en moto por el carril de la Metrovía.

En Luque y Pedro Carbo resultó herida la extranjera. En la escena levantaron varios indicios balísticos. Fd Ronald Cedeño  Foto: Ronald Cedeño

Sandoval estaba sentada en un portal, en diagonal a la cafetería de la que salió el uniformado. Por eso hoy la hija de la fallecida, Linda Zabala, asegura que denunciará al miembro policial, pues está casi segura de que fueron sus disparos los que hirieron a su madre. Ella considera que, en medio de tanta gente, el policía no debió actuar.

La hija de Linda, una niña de 8 años, estaba sentada junto a su abuela cuando se dio el enfrentamiento. Según Linda, su madre cubrió con su cuerpo a su hija.

La extranjera recibió un disparo en el hombro derecho y la bala salió por la espalda, explican los familiares, que este lunes velaban el cuerpo de la mujer, que llegó a Ecuador hace dos años desde Venezuela.

Linda aseguró que su madre también habría sido víctima de negligencia médica, pues indicó que el 4 de octubre llegó al hospital y a las pocas horas le dieron el alta.

”Nunca estuvo en observación; le quitaron la bala y la mandaron a la casa”, dijo la hija de la fallecida.

Publicidad

Ella explica que poco a poco su madre se fue sintiendo más débil y que la llevó a un centro médico de la ciudadela Martha Roldós, donde le pusieron un medicamento que supuestamente le causó un choque anafiláctico (reacción alérgica).

Tras eso, la regresaron a la casa. Pero dos días después los familiares decidieron llevarla al hospital Guayaquil, donde fue entubada hasta el sábado en que falleció.

”El médico que le hizo la autopsia me dijo que mi madre murió por la infección generalizada que tenía; dijo que la pólvora que ha quedado en la herida le causó la infección”, insiste Linda.

Amalia Sandoval será sepultada la tarde de este lunes en el cementerio del suburbio. (I)