La noticia de la muerte de Sebastián, un niño que se convirtió en víctima de un robo en una heladería del sur de Guayaquil, sumió aún más a los guayaquileños en ese sentimiento de indignación por los asaltos y muertes que se registran todos los días en la ciudad.

El barrio del Centenario, que integra el circuito de seguridad ciudadana Centenario, se ha convertido en uno de los tantos blancos de la delincuencia en los últimos años, según vecinos y personas que transitan por ese sitio, donde también funcionan escuelas, colegios, restaurantes, clínicas de salud, bancos, entre otras unidades comerciales.

Los reportes ciudadanos al Sistema Integrado de Seguridad ECU-911 evidencian esa conflictividad, que podría compararse con otros circuitos que históricamente han registrado violencia: en la semana del 11 al 17 de octubre (en este último día ocurrió el asalto con muerte en la heladería) se reportaron 192 eventos relacionados con seguridad ciudadana; en esa misma semana, el ECU-911 receptó 201 novedades del sector Unión de Bananeros, en el Guasmo.

Niño murió en medio de cruce de balas entre policía y delincuente. Foto: Cortesía Policía

La semana del suceso trágico, ciudadanos pidieron presencia policial por 67 veces en la zona que comprende el perímetro que forman las avenidas Pío Jaramillo Alvarado, 25 de Julio, Domingo Comín y la calle Venezuela, entre otros sectores aledaños, como el barrio Cuba.

Publicidad

“Los ladrones que robaron y mataron a un niño en la heladería siempre roban ahí y en toda la ciudadela. Me robaron un celular hace tiempo, y su ubicación del GPS era por el barrio Cuba, el camal”, dijo Víctor (identidad real protegida), un habitante del sector.

En esos siete días, el ECU-911 recibió cinco reportes de robo a personas, tres de robo a carros, un robo a domicilio, uno por tentativa de robo y otro por herido de bala. También se reportó la presencia de un hombre armado. A nivel cantonal, las llamadas por robo y tentativa de robo ascendieron a 338, en ese mismo periodo.

“Se da toda clase de delitos diariamente, desde robos comunes hasta agresiones y secuestros exprés. No es de ahora. Hace un año, un primo que vive diagonal mío salió a las 07:00 a su universidad y fue asaltado. Y hay muchos más casos”, comentó Pablo, quien prefirió no dar su nombre completo.

Hay ciudadanos que han identificado el modo de operar de delincuentes que centran su actividad en este sector. Contaron que los hampones, que se movilizan en moto o carro, toman la calle Francisco Segura, desde el Suburbio, para llegar al extremo este del área residencial y comercial, y que luego se adentran en las calles secundarias. En horas de la noche, añadieron, el alumbrado público es deficiente en ciertos tramos de pasos vehiculares y camineras.

Son 162 asaltos de sacapintas en 2021; la Policía ha detenido a casi 100 sospechosos, pero sin denuncias es complicado obtener sentencias

La indignación ciudadana por la situación generalizada de inseguridad también se expresa en redes sociales. El usuario de Twitter Jonnathan Arámbulo publicó: “Acabo de recorrer de Urdesa hasta el barrio del Centenario y no vi un solo patrullero”.

EL UNIVERSO trató de comunicarse con el jefe policial del Distrito Sur, pero no fue posible.

Publicidad

Para combatir los robos, otros delitos y crímenes, el presidente Guillermo Lasso informó la noche del lunes 18 de octubre la declaratoria del estado de excepción a nivel nacional, por 60 días, para permitir que las Fuerzas Armadas se unan al trabajo de la Policía Nacional en las calles, en todo el territorio nacional, sobre todo en Guayaquil, ciudad que registra 10.000 casos de robo de los 39.000 que se perpetraron a nivel nacional, entre enero y agosto pasados, según los registros del Ministerio de Gobierno.

Lasso declara estado de excepción en Ecuador para frenar la delincuencia y el narcotráfico. Las FF. AA. van a las calles

“Cuando el narcotráfico crece, aumentan también el sicariato, asesinatos, robos a domicilios y vehículos. Más del 70 % de muertes violentas en Guayas está relacionado con el tráfico de drogas”, dijo Lasso.

En su alocución, el presidente también anunció la creación de la Unidad de Defensa Legal de la Fuerza Pública para respaldar a los servidores que pudieran ser demandados por cumplir con su deber.

“La ley debe intimidar al delincuente, mas no al policía”, señaló Lasso, quien pidió a los policías y militares que actúen con valentía. (I)