Juan y Andrea exploraron una nueva forma de experimentar placer a través de la tecnología: intercambiaron mensajes de texto, fotos y videos de sus cuerpos desnudos.

Ellos llevaban varios años de enamorados y ya habían tenido relaciones sexuales, y la curiosidad los llevó a esta nueva forma de expresar su atracción.

“Había mucha confianza y sabíamos que ninguno de los dos era capaz de cometer alguna maldad en un futuro”, dice Juan, un joven de 30 años que prefiere no exponer su verdadero nombre ni el de su expareja. Él asegura que luego de practicar esta suerte de ‘sexo digital’ borraron el contenido explícito.

A esta práctica se la conoce como sexting, el envío de mensajes de naturaleza sexual, eróticos o pornográficos, por medio de dispositivos electrónicos.

Publicidad

La Unidad Nacional de Ciberdelitos (UNC) de la Policía de Ecuador recomienda evitar este tipo de prácticas para reducir a cero las probabilidades de ser víctima de una extorsión, ya sea por la pareja, expareja o por un tercero que tuvo acceso a material gráfico sensible.

No obstante, si la pareja decide explorar estos espacios digitales, Freddy Sarzosa, jefe de esa unidad policial, enlista sugerencias para blindar el contenido e identidades.

“En caso de que exista la predisposición, como le digo, no se le puede obligar a una persona a no realizar una actividad que no es prohibida, una de las medidas es no exponerse tanto, no exponer su rostro, ciertas características especiales, la voz, pero eso ya va bajo la responsabilidad de cada una de las personas”, indica Sarzosa.

Imagen referencial para graficar este artículo. Foto: Pixabay.

De enero a noviembre del 2020, la UNC trabajó en 78 casos de denuncias de violación a la intimidad, 27 de pornografía infantil, 6 de acoso sexual y 3 de abuso sexual. Cifras que no retratan del todo el problema, pues hay muchos delitos que no se denuncian.

Qué establece la Ley

El artículo 178 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) recoge la figura de violación a la intimidad: “La persona que, sin contar con el consentimiento o la autorización legal, acceda, intercepte, examine, retenga, grabe, reproduzca, difunda o publique datos personales, mensajes de datos, voz, audio y video, objetos postales, información contenida en soportes informáticos, comunicaciones privadas o reservadas de otra persona por cualquier medio, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años”.

El artículo 186 del COIP, en cambio, refiere lo que la justicia debe aplicar en casos de extorsión: “La persona que, para obtener un beneficio patrimonial para sí misma o para una tercera persona, mediante la simulación de hechos falsos o la deformación u ocultamiento de hechos verdaderos, induzca a error a otra, con el fin de que realice un acto que perjudique su patrimonio o el de una tercera, será sancionada con pena privativa de libertad de cinco a siete años”.

Publicidad

Para proteger información sensible que consta en los discos duros de computadoras, tarjetas de memoria de celulares, tablets, etc., las personas que realizan sexting deben tener buenos hábitos de seguridad informática para evitar las consecuencias de irrupciones de delincuentes cibernéticos o robos, según el portal web de la empresa Kapersky.

“Un hacker podría acceder al contenido del smartphone que se sincroniza automáticamente y se almacena en la nube. (También) podrían acceder a la cuenta de una víctima en su app de mensajería e introducirse en su carpeta de fotos privadas”.

Evite seguir links peligrosos

El mayor Freddy Sarzosa también recomienda a las personas no cliquear enlaces o vínculos de fuentes desconocidas o que intenten simular a una fuente conocida, que pueden llegar al correo electrónico, a aplicaciones de mensajería o encontrarse en páginas web. Hay técnicas informáticas usadas para enmascarar programas maliciosos que tienen la función de robar información personal. Por otro lado, él invita a la ciudadanía a hacer uso de la doble autenticación que tienen las plataformas digitales, con lo cual le llegará al usuario un código en su teléfono para permitir el acceso.


“Es necesaria e indispensable en todo tipo de correo electrónico, toda red social, todo tipo de aplicativo de comunicación, inclusive, para el teléfono celular se recomienda una buena clave (evitar secuencias lógicas, fechas o año de nacimiento, etc.) por si es víctima de robo. Llamamos a que se familiaricen de las políticas de seguridad, estas funciones que tiene cada una de estas plataformas”, señala el oficial.

Cómo elegir una buena contraseña para tus redes sociales

Recomendaciones: guardar evidencias

En el caso de que la persona sufra una vulneración de sus cuentas de redes sociales por tener una contraseña débil o no usar el sistema de doble autenticación, y esté siendo víctima de una extorsión, Sarzosa indica que se debe presentar una denuncia en la Fiscalía y llamar de inmediato al número 1800-335486, conocido como 1800-DELITO.

“Hay protocolos en las redes sociales para recuperar las cuentas, los podríamos guiar, y no caer en el tema de la extorsión, porque estas personas los van a tener como potenciales víctimas a futuro. Si esa vez le pagó, dejan pasar un tiempo y hacen lo mismo”, advierte el jefe de la Unidad Nacional de Ciberdelitos.

El tiempo es crucial en la investigación de este tipo de delitos, subraya Sarsoza: “A las víctimas ponerse inmediatamente en comunicación con la unidad. Hasta que nos llegue la delegación, que es un trámite administrativo, desaparece la evidencia digital y no podemos tener algún tipo de resultados. No borrar, no bloquear, sé que es un tema delicado para las víctimas, pero es la única forma de evidenciar legalmente que hubo esa vulneración”.

Esto tienes que hacer si eres víctima de violencia sexual digital (sextorsión y difusión de material íntimo)

Sobre este último punto, la Agencia Nacional contra el Crimen (NCA, por sus siglas en inglés), del Reino Unido, recomienda guardar las las conversaciones con los extorsionadores o estafadores: ”Debes almacenar las pruebas que tengas de las imágenes con las que te están haciendo chantaje. Anotar todo lo que te hayan dicho los criminales y detalles sobre ellos también puede ser de ayuda. Recuerda que no debes borrar las conversaciones, por más embarazosas que te resulten. Guárdalas en un lugar seguro”.

Este consejo consta en publicación de la BBC de Londres sobre la lucha contra la extorsión relacionada con contenido sexual: Cómo actuar si eres víctima de una “sextorsión” en internet, que en muchos de los casos se trata de una estafa, ya que el extorsionador no ha tenido acceso a material íntimo de la víctima, pero que la induce a creer la historia con tecnicismos tecnológicos. Sin embargo, las amenazas pueden convertirse en detonantes de suicidios para quienes son blanco de estos delincuentes. (I)