El 11 de julio de 2023, el perito argentino Roberto Meza Niella expuso ante la opinión pública los resultados de un tercer producto reconstruido de un primero que se hizo en el 2013 para investigar el móvil y los posibles autores intelectuales del asesinato, en el 2010, de Jorge Gabela Bueno, general de la Fuerza Aérea (FAE), quien denunció hechos irregulares en la compra de los siete helicópteros Dhruv. La investigación la ordenó el expresidente Rafael Correa con la creación de un Comité Interinstitucional que concluyó que la muerte del oficial fue por delito común. Sin embargo, el perito insiste en que esas no fueron sus conclusiones y que su pericia desapareció. Con la reconstrucción de ese informe, por orden de la Corte Constitucional (CC), Meza espera que este insumo sirva a la Fiscalía General para determinar responsables del crimen que actualmente se indaga como una presunta ejecución extrajudicial. El perito ahonda en ciertos hechos y cree que por fin pudo darle la «verdad» a Patricia Ochoa, viuda de Gabela.

Durante diez años se habló de la desaparición de esta pericia. ¿Imaginó que iba a ‘reconstruirlo’?

Sabía o tenía la esperanza de que sí, de que en algún momento este caso iba a resurgir. Quizás no de la manera que resurgió, con esta disposición de la Corte Constitucional, porque de reconstrucción se habló en el 2018, en la extinta Comisión Multipartidista de la Asamblea Nacional, pero reconstruir un informe no es algo habitual en esta profesión. Nosotros reconstruimos hechos, no reconstruimos informes… Esto es un hecho histórico, pericialmente hablando, y eso me sorprendió gratamente porque no lo pensé… Pasaron diez años.

Publicidad

¿Cuándo se dio cuenta de que su informe habría sido manipulado?

En el 2015, durante la rueda de prensa de la exministra de Justicia Lady Zúñiga, cuando ella hace lectura de unas conclusiones que no eran las mías. Ese fue el primer momento y el primer contacto con un informe que no era mío.

¿No tenía idea de que eso había pasado?

Publicidad

Jamás me imaginé que eso se podía haber hecho. Por varios años la señora Patricia me había dicho que en su lucha había visto seis versiones de mi informe. Ahora, cuando organizamos las cajas para la reconstrucción, encontramos tres diferentes versiones y la cuarta versión aparece en el tuit del expresidente Rafael Correa con el informe que recoge el medio Página 12. Ese informe nunca lo vi. Ese que dice que está en la Fiscalía no está. A mí nunca se me presentó ese informe de la Fiscalía. Entonces, tenemos cuatro versiones diferentes y esa versión que Correa muestra en Twitter y que sale en Página 12 tiene conclusiones diferentes a las conclusiones que leyó la exministra Zúñiga.

¿Como cuáles?

Publicidad

En todo. Cuando se contrasta ese informe de Página 12 con la rueda de prensa de Lady Zúñiga en el 2015, da cuenta de que son dos conclusiones diferentes. Todas concluyen con delito común, pero la forma de redactar es diferente.

La exministra Zúñiga ha dicho que su pericia era solo un insumo, que el informe final les correspondía hacerlo a los ministros.

Me contratan para que les dé un insumo. El tema es que ellos ocupan como insumo para su informe final un informe que no es el mío, porque no tiene firma de responsabilidad y no tiene las conclusiones a las que yo arribé. Entonces, ¿qué insumo es ese del perito Meza? Lo normal sería que se contrata a un profesional, no estuviste de acuerdo con ese informe y contratas otros investigadores para contrastar la información y emitir el informe final. Pero qué es lo que ellos hicieron: usaron ese informe que tenía las conclusiones que ellos querían y que, desde mi punto de vista, fue totalmente creado. No hablo de que se forjó, yo creo que se creó un documento nuevo y al cual no se animaron de falsificar mi firma porque era lo último que faltaba.

¿Cómo podría haberse hecho algo así?

Publicidad

Era fácil, porque ellos tenían las computadoras. Cuando nos contratan nos ponen las computadoras y nos dicen ‘van a trabajar en estas’. En noviembre del 2013 se llevaron las computadoras con todo el material, porque el contrato decía que toda la autoría material e intelectual de la investigación le correspondía al Ministerio de Justicia. En esa computadora se fueron todos los archivos. Entre esos, el Word con el membrete de nuestra consultora y era fácil acceder al membrete de nuestra consultora para elaborar un informe a su medida.

Arriesgado. ¿Cabría una demanda?

Lo estamos pensando. ¿Qué es lo grave de esto? Es que la propia exministra Zúñiga le presenta a la justicia, junto con el informe final del Comité, un documento diciendo que es de mi autoría sin mi firma. Se estaba entregando una información falsa a la justicia. La gravedad, la figura penal, la determinarán después si hay una investigación al respecto. Pero ahí radica la gravedad de entregar un informe sin firmas de responsabilidad diciendo que es de mi autoría.

¿Ha podido reconocer el informe de la Fiscalía?

No es mío. Lo vi en el 2018 cuando me llamaron a rendir versión. La Fiscalía no nos proporcionó nada para esta investigación, pero en el 2018 cuando me convocaron a rendir versión, lo primero que hicieron fue presentarme el informe que está junto al expediente y desde el primer momento dije que eso no era mío y que esas no eran mis conclusiones. Ese informe no es el que ahora está mostrando Correa.

En esta pericia parece atar cabos sueltos. ¿Cuál es el papel del expresidente Rafael Correa y del exvicepresidente Lenín Moreno?

Una cosa es la desaparición del tercer producto y otra cosa es la investigación en sí del caso Gabela. En donde aparece la figura de Correa y Moreno es en la investigación del caso Gabela. Porque el presidente por una ley de 1949 es quien preside la Honorable Junta de Defensa Nacional. Si él no puede asistir, puede delegar al vicepresidente y lo delegó. Y el vicepresidente asistió a esas sesiones, porque el director ejecutivo declara que Moreno asistió. Y por eso en nuestras conclusiones creemos que deben solicitarse esas actas y esas grabaciones. Nuestra sospecha es que en la Honorable Junta ya se sabía de la intervención de Gabela que presentó documentos de la falta de idoneidad técnica de los helicópteros Dhruv.

¿Llama la atención que, con las conclusiones del informe en el 2013, no se haya divulgado o tomado acciones sobre ello?

Me contratan para hacer una pericia, me pagan y en el informe aparece tu nombre como alguien que sabía las cosas que estaban pasando en tu empresa, por ejemplo. ¿Qué se hace? Se oculta para que no se sepa. Esa información estaba en el tercer producto y que se perdió junto con más información que no aparece hasta el día de hoy.

Como aquella en la que habla de quien sería el autor material del crimen: Francis. ¿Era un hombre con contactos oficiales y si estaría con vida, alguien lo protege?

Alguien lo protege. Lo importante que es Francis, porque él tiene dos identidades. El nombre verdadero de él es Francisco Israel Cruz Vargas y crea otra identidad de Derly David Salazar Vargas. Este último qué tiene en común con Francis: la misma mamá. Pero en la ficha del Registro Civil, la mamá aparece con tres hijos oficialmente, menos ellos dos. La mamá aparece con tres hijos en el Registro Civil con el nombre de ‘Juan, Pedro y Horacio’, pero no aparece ni Derlys, ni Francis, pero ella es la mamá.

¿Se creó la identidad de una persona?

Imaginarse que eso se hizo dentro de una institución del Estado… Lo que el Cojo (Jaime Arias) refirió es que tenía mucho dinero. ¿Cómo un sicario, una persona así tiene mucho dinero para hacer pagos? Porque la información es que él entra y sale de detenciones como si nada. Y él nace el 9 de abril de 1989 y se registra recién en el 2007, es decir, 17 años después aparece registrado con una identidad nueva.

¿Desapareció también el video en que el Cojo habría dicho que Francis recibió pagos de un general para el asesinato de Gabela?

Yo hice esa entrevista. Después del segundo producto realizamos varias entrevistas, entre ellos al Cojo, porque con él tuvimos tres entrevistas porque se fue aflojando de a poco y en la tercera nos lo dijo. La dio sin obligarlo. Esto fue de plena conformidad de su parte y, cuando confiesa que le tenía miedo a Francis, pero como sabía que Francis estaba muerto, él podía contar eso.

¿Era una banda criminal?

Se conocían. No eran una banda, pero cuando necesitaban de alguien recurrían a alguno de ellos. El perfil del Cojo, por ejemplo, era un asaltante de domicilios, nunca había matado a alguien, pero como él sabía conducir, Francis lo llama para este trabajo junto con el que les alquiló el vehículo y que después lo termina matando Francis. Eso en investigación se llama ‘quema de archivos’ y van matando a todos aquellos que tienen información.

Si la justicia en el 2011 cierra el caso y condena a quienes participaron del crimen, ¿qué lo lleva a plantear que no fue delito común?

Que no fue delincuencia común es por el seguimiento que se le hace a la hija del general para ingresar a la casa y no robarse absolutamente nada.

QUITO (14-07-2023).- El perito argentino Roberto Meza Niella, encargado de reconstruir el tercer producto en la investigación del denominado caso Gabela. Sugey Hajjar/ EL UNIVERSO. Foto: Sugey Hajjar.

En la exposición de este tercer producto, usted habló de posibles negocios, coimas alrededor de la compra de los Dhruv. ¿Había más negocios detrás?

De eso tampoco está la información que se había recabado en el 2013, pero detrás de todo esto hay un negocio grande que debe ser investigado. Coimas… por la compra de helicópteros, de armas, por toda la contratación pública.

¿Fue una coincidencia arribar a esos hechos o todo llevaba a eso?

El general Gabela estaba investigando eso. El general había investigado sobre las empresas del general (Alonso) Espinosa. Como funcionario público, al parecer, no podía tener empresas a su nombre y Gabela fue quien investigaba y eso llega a oídos de Espinosa.

Gabela estaba investigando los patrimonios de los generales de ese entonces y eso…

Molesta. Molesta porque en algún momento podía dar a conocer los resultados de las investigaciones.

¿Qué decían los ministros, quizás que deje de investigar?

Que se siga investigando… Por lo menos no hacia mí (hubo un mensaje). Los asesores de la exministra de Defensa María Fernanda Espinosa, cuando íbamos pasando avances y cuando se estaba relacionando a la compra de los Dhruv, ella habría dicho a sus asesores que no investiguemos eso. Pero no podía apartarme porque era una hipótesis que teníamos sobre los Dhruv. Les dije que era imposible porque se me caía la investigación, porque si no tocaba el tema de los Dhruv era imposible. En el informe hay un capítulo sobre los Dhruv, porque Gabela decía que no eran aptos para volar.

¿La compra de los Dhruv era solo la punta del hilo?

En el diagrama de relaciones se puede observar hacia quién de los tres generales es a donde apuntan estos hilos. Eso significa que la persona que está siendo vinculada es la que tiene más motivos.

Quito, martes 12 de julio del 2023 Rueda de prensa, entrega del tercer producto a Patricia Ochoa y a la Defensoría del Pueblo por parte de la Comisión de Coordinación con el perito Roberto Meza, en el caso Gabela. Fotos:Rolando Enríquez/API Foto: API

¿Cuál es el pasado que tuvo con el gobierno de Correa para que ahora lo descalifiquen?

Mi vínculo nace en el 2010 por un contrato que se firma para la Comisión de la Verdad por el tema Bosco Wisuma, el líder indígena asesinado en Macas, en donde se solicita una pericia independiente y fue encomendada por la Fiscalía a la Comisión. Después nos habían solicitado ayuda y un contrato para el caso Damián Peña Bonilla, estudiante muerto en un enfrentamiento policial en Cuenca. Mientras estábamos haciendo esa reconstrucción pasa lo del 30-S y a raíz de eso, como estábamos como peritos independientes, es que el Ministerio de Justicia nos contrata para ser veedores del caso del 30-S (revuelta policial del 30 de septiembre del 2010). En el 2011 se reabre el caso de los hermanos Restrepo y me contrata el Ministerio del Interior, que estaba a cargo de la investigación. Luego surge el caso del subteniente César Coronel, que había sido asesinado en un cuartel de Lago Agrio y que estaba catalogado como suicidio. En medio de eso surge el caso Gabela. Esos son los antecedentes que tengo con el gobierno de Correa. Jamás tuve problemas. El caso Gabela fue el quiebre y de ahí no tuve contacto con más nadie.

Lo cuestionan por una falta de imparcialidad. Por ejemplo, sus discusiones con Rafael Correa por Twitter.

Le respondí porque se refería a mí con adjetivos calificativos graves y no es cualquier persona la que está haciendo eso. Es un exmandatario, líder político de una masa muy grande que recibe esta información y cree en su líder, entonces no podía dejar de responder. Soy licenciado en Criminalística con 23 años de carrera. He sido perito en Naciones Unidas, en Argentina y en otros países y nadie cuestionó. Es algo que no puedo dejar pasar.

¿Primera vez que un caso que inicia con un tema judicial se convierte en político?

Lo lleva al ambiente político el expresidente Correa, no lo llevo yo. Él quiere hacer ver estas coincidencias como algo armado: ‘el perito llega con la muerte cruzada, con nuevas elecciones, da su informe en plena campaña electoral’. Pero esto es absurdo porque los plazos que tengo son los de la Corte Constitucional, no son plazos políticos.

Otros cuestionamientos son al cobro de la pericia, lo denuncian por peculado, algo que Correa también plantea.

Existe una denuncia por peculado totalmente absurda en contra de los comisionados y en contra mía. No firmé ningún contrato con la Comisión de Coordinación. Lo firmé con el Centro de Inteligencia Estratégica (CIES).

¿Es por casi $ 400.000, por cuánto fue?

Eso no es verdad, es mentira. Después, el CIES desclasificará esos documentos y no es ese monto.

¿Siente que subsanó esa necesidad de verdad de la familia Gabela?

Creo que sí, le he dado esa verdad que la señora Patricia está buscando desde el 2013.

¿Adónde pueden llevar sus conclusiones?

Eso lo va a determinar la Fiscalía que está con esa investigación. Lo que nosotros pudimos determinar dentro de nuestro diagrama de relaciones es la participación de agentes del Estado en la persecución de una persona, lo que después se determine con esa información es responsabilidad de la justicia.

¿Le dejó alguna experiencia este caso?

Me ha enseñado muchísimo, fue un desafío porque es un caso complejo, que demandó varias diligencias, como ir a los suburbios de Guayaquil, hasta lo que significó reconstruir el informe. El caso Gabela marca un hito en mi carrera. No es común que un perito tenga la trascendencia que tuve en este caso, porque está girando alrededor del informe. Eso no es común y lo que veo más que los ataques es el apoyo de la gente. Eso me da la tranquilidad de que no solo le di la verdad a la señora Patricia, sino que hay mucha gente que vio una luz en este trabajo. (I)