El bloque del Partido Social Cristiano presentará entre el lunes y el martes de la próxima semana un proyecto de reformas al Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización (Cootad) para incrementar las asignaciones que reciben las prefecturas y municipios por parte del Gobierno central.

Dicha iniciativa fue anunciada semanas atrás por Jaime Nebot, exalcalde de Guayaquil y líder del partido, en el marco de su idea de implementar un Gobierno federal en Ecuador.

El jefe de la bancada del PSC, Esteban Torres, indicó que el texto está listo y se entregará en la secretaría de la Asamblea Nacional con las firmas de los legisladores socialcristianos, que suman quince.

Torres señaló que espera que el tema se debata ampliamente en la Asamblea. Que no han hecho todavía acercamientos con otras bancadas porque saben que es un asunto “sensible” para algunos sectores políticos”.

Publicidad

Respecto a la propuesta de Nebot de que el país vaya hacia el federalismo como modelo de ordenamiento político-territorial, el legislador opinó que “es un proceso muy complejo que requiere mucho tiempo y debate ciudadano y público”, pero que esta iniciativa de ley es un primer paso.

Nebot manifestó el pasado 19 de julio que la intención de esta reforma es que, a partir de 2023, “la participación de las 24 provincias y de los 221 cantones suba del 10 % al 20 % en los ingresos petroleros y del 21 % al 40 % en los ingresos tributarios”, y que el dinero adicional deberá ser empleado en inversión, no en gasto corriente o improductivo.

“Las prefecturas y municipios tendrán que enfocar esas inversiones en obras de infraestructura que ahora son competencia del Gobierno central, pero que en la actualidad están desatendidas”, advirtió.

Aseguró que el efecto económico de esta medida para el Estado central será “cero”, ya que las nuevas asignaciones serán equivalentes a los montos de inversión que el Gobierno central debe ejecutar en las prefecturas y cantones. Y enfatizó que el fisco mantendrá el 80 % de los ingresos petroleros y el 60 % de los tributarios. (I)