El presidente de la Asamblea Nacional, Virgilio Saquicela, explicó las razones por las cuales se ha dilatado el trámite del pedido de destitución del presidente Guillermo Lasso realizado por la bancada correísta de Unión por la Esperanza (UNES) en el marco del paro nacional convocado por el movimiento indígena.

UNES planteó que se aplique el artículo 130, numeral 2, de la Constitución, en el que se dispone la destitución del mandatario por “grave crisis política y conmoción interna”. Para que esto ocurra se necesitan 92 de los 137 votos posibles en el Parlamento.

El pleno del Legislativo ha sesionado de manera virtual por más de trece horas en dos días. Se reunió entre las 18:20 del sábado 25 y las 01:30 del domingo 26; y se reinstaló ese mismo día, de 16:00 a 23:45. Volverán a hacerlo el 28 de junio, a partir de las 11:00.

Saquicela dijo en una entrevista con Ecuavisa que casi todos los legisladores han pedido intervenir en el pleno para exponer sus puntos de vista, y que es su obligación concederles la palabra. De momento han intervenido más de 60, y están inscritos 40 más.

Publicidad

Y también ofició al Consejo Nacional Electoral (CNE) y a la Comisión de Régimen Económico de la Asamblea para que le remitan cierta documentación solicitada por Lasso —en la carta que leyó el secretario jurídico de la Presidencia, Fabián Pozo— como parte de sus pruebas de descargo.

El artículo 51 de la Ley Orgánica de la Función Legislativa señala que, una vez agotada toda la tramitología del proceso, el pleno tiene hasta 72 horas para resolver. “Esperamos sustanciar lo más pronto posible, porque el país necesita una resolución en ese sentido”, indicó Saquicela.

Si el mandatario y los legisladores dejan sus cargos y se postulan nuevamente, esto no contaría como una reelección

La autoridad no adelantó si llamará a votación apenas se cierre el debate o se tomará las 72 horas que le da la ley, pero negó que “esté ganando tiempo” para que los correístas consigan los 92 apoyos necesarios para destituir a Lasso. “Todo depende de la documentación pedida; apenas llegue, se enviará a los DTS (sistema interno) de los legisladores”, comentó.

Sobre el diálogo que ha propiciado entre las partes en conflicto, no quiso dar detalles de los avances. Pero dijo que “va a prosperar”, y que un logro fue que las partes se encuentren “para iniciar ese posible diálogo”, que según él se daría en las próximas horas.

La reunión se dio el sábado pasado en la Basílica del Voto Nacional, en el centro histórico de Quito. Asistieron delegados del Gobierno, de los movimientos sociales y de las funciones del Estado. (I)