Fueron distintas las reacciones de los bloques legislativos respecto del anuncio del presidente de la República, Guillermo Lasso, de que prescindirá de la Asamblea Nacional para gobernar y que lo hará a través de decretos y reglamentos.

El legislador de la bancada Unión por la Esperanza (UNES) Juan Lloret calificó de graves las declaraciones de un presidente que se decía demócrata y respetuoso del marco constitucional y de las distintas funciones del Estado. Que es contradictorio a lo que fueron sus palabras y discursos de los últimos nueve meses.

Guillermo Lasso ‘rompe’ relaciones con la Asamblea Nacional, a la que acusa de ‘bloqueo’

Al final del día, añadió, lo dicho por el primer mandatario es desconocer la representación que tienen sus doce asambleístas de CREO en la Asamblea.

La Asamblea representa las diferentes posturas de las fuerzas políticas del país y desconocer esa voluntad dista mucho de sus convicciones de demócrata, afirmó el representante de UNES por el Azuay, tras resaltar que la Asamblea cumple su rol y asegurar que no hay tal bloqueo ni desestabilización.

Publicidad

El socialcristiano Esteban Torres recordó que el 80 % del plan de campaña presidencial de segunda vuelta se diseñó para aplicarse sin Asamblea, porque se conocía que no habría mayorías ideológicas en el Parlamento. Por lo tanto, las declaraciones del primer mandatario se enmarcan dentro de la sensatez de que se pueden hacer las cosas y cumplir con lo prometido sin pasar necesariamente por la Asamblea.

Indicó que la ley permite al presidente emitir reglamentos y decretos, sobre todo respecto a gestión política, pues en temas de obras y seguridad, la legislatura tiene muy poco que ver.

El legislador Fernando Villavicencio (CN-PSE) comentó que los bloques de mayoría que optaron por la conspiración están dando la razón al primer mandatario de que no tiene otros instrumentos con los cuales gobernar.

Dijo que como asambleísta le recomendó al presidente Guillermo Lasso gobernar con la sociedad civil y dejar a la Asamblea arrinconada en su espacio de conspiración; que llame a consulta popular, donde puede introducir lo que el correísmo y sus aliados no quieren, como la ley de repetición y la ley de inversiones.

Publicidad

Marlon Cadena, representante de la Izquierda Democrática, comentó que con el anuncio del presidente Guillermo Lasso lo que está haciendo el Gobierno es desnaturalizando la posición que tenía cuando llegó a Carondelet, es decir, deja de ser el Gobierno del encuentro, para ser el Gobierno de desencuentro.

Recordó que la Asamblea tiene sus atribuciones y una de ellas es ser el equilibrio y el contrapeso de los poderes del Estado. Igualmente, dijo que el Parlamento puede negar un proyecto de ley, y lo que pretende el Ejecutivo es anular esas atribuciones. Es el momento de que las autoridades de la legislatura exijan que se respete a esta institución.

Que no existe bloqueo ni boicot en la Asamblea, sino que el Gobierno ha ido posesionando algunas narrativas y discursos que le hacen daño precisamente al Ejecutivo. Si el Gobierno usa decretos y reglamentos para gobernar, está en su derecho, pero también debe recordar que la Asamblea no perderá su tarea de fiscalización.

El representante de la Bancada Acuerdo Nacional (BAN), Juan Fernando Flores, manifestó que la Asamblea Nacional tiene que continuar más allá de lo ocurrido y que tienen que tomarse correctivos y decisiones en función de ello. Pero eso no quiere decir que los procesos de diálogo no puedan continuar; “lo que no vamos a hacer es pactar por el país, lo que no vamos a hacer es entregar al país”.

Publicidad

Insistió en que su bancada llevará procesos de diálogo transparentes y si necesita de más transparencia, invitarán a la prensa para que los acompañe.

Sin embargo, añadió que si hay una Asamblea que no quiere legislar, cómo le pedimos que genere una ley para responder a las necesidades; entonces, tampoco el Ejecutivo puede detenerse. (I)