El próximo jueves 30 de noviembre o el viernes 1 de diciembre son las fechas que se están planteando para que se posesione el presidente electo Daniel Noboa, pero esta no la deben decidir ni su equipo ni los futuros legisladores sino que recae en el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Para extitulares de este organismo, las actuales autoridades del CNE no están siendo conscientes de que el país está viviendo un momento inédito y necesita cuanto antes recuperar la gobernabilidad, por lo que debe proclamar los resultados oficiales y entregar las credenciales a las funcionarios electos.

La asambleísta electa Pierina Correa, quien presidirá la sesión inaugural de la Asamblea, ha dicho que la posesión sería el 30 de noviembre según cálculos basados en la Ley de la Función Legislativa y el Código de la Democracia, pero el equipo de Nobo ha dicho que será el 1 de diciembre.

Publicidad

Medardo Oleas, expresidente del Tribunal Supremo Electoral, señala que el CNE es el único que puede dar la pauta para determinar la fecha oficial y considera que se ha demorado mucho en hacerlo, cuando es una obligación más que legal de índole moral terminar el escrutinio, entregar credenciales y que se puedan posesionar a las autoridades, primero la Asamblea Nacional y luego de pocos días, Noboa y su vicepresidenta, Verónica Abad.

“Estamos en un proceso inédito y las normas que deben establecerse deben ser inmediatas y cada día que demore la posesión puede causar efectos negativos al manejo del Gobierno y de la economía, somos un país en crisis, donde no hay recursos, la inseguridad es galopante y ya se viene un fenómeno de El Niño”, refiere.

Nicanor Moscoso, también expresidente del TSE, concuerda en que es el CNE quien debe haberse pronunciado sobre la fecha definitiva para entregar las credenciales ya que tiene la potestad para modificar el calendario electoral, según se requiera.

Publicidad

“Ya hay resultados del exterior, ya deben proclamarlos y las organizaciones políticas y movimientos deben demostrar que tienen madurez y no presentar impugnaciones sin fundamento con las que lo único que quieren es tomar partido en la opinión pública y hacerse notar y lo que hacen realmente es perjudicar a la política y a la democracia del país”, refiere.

El binomio Daniel Noboa - Verónica Abad se impuso en la segunda vuelta electoral de las elecciones presidenciales del domingo 15 de octubre. Foto: Tomada de X (@raulauquilla21)

Por su parte, Oleas precisamente destaca el que el pleno del CNE haya resuelto inadmitir la impugnación a los resultados de las elecciones nacionales anticipadas de la segunda vuelta que se produjeron en las circunscripciones del exterior, que presentó el excandidato suplente a asambleísta del movimiento Construye (lista 25) Fernando Tillería Ibarra y que considera era fuera de lugar y, a su juicio, solo buscaba paralizar el proceso.

Publicidad

Para Moscoso si la proclamación de resultados ocurre en estos días, la entrega de credenciales de los legisladores que faltan se puede realizar de inmediato y como acto seguido la nueva Asamblea Nacional ya entrar en funciones para posesionar a Noboa y Abad.

Tranquilamente si todo se agiliza, como creo que debe hacerse, la posesión del nuevo presidente debe ser entre el 20 al 30 de noviembre, no tiene por qué ser más allá y la Asamblea puede sesionar apenas todos tengan sus credenciales, autoconvocarse y llamar a la posesión presidencial ”, explica.

Moscoso subraya que el país vive un momento inédito y que así como para la campaña electoral de la primera vuelta, el CNE adelantó fechas, lo mismo lo puede realizar en esta ocasión para un evento más importante como la posesión presidencial de un presidente que va a gobernar a contrarreloj.

Oleas coincide y dice que no es necesario esperar más tiempo ni acogerse a las fechas que el CNE determinó en el calendario electoral, semanas atrás, en las que se menciona que la entrega de credenciales será en diciembre, el 11 para el binomio presidencial.

Publicidad

“Se está especulando mucho, no hay razón jurídica para tener que esperar ni un mes. Ya todo está terminado, no se debe demorar más la entrega de credenciales, la posesión debe ser inmediata, no hay un respaldo legal para demorarla”, subraya.

Oleas refiere que ante las urgencias que el país atraviesa, como la crisis energética, ya debe ser Noboa quien empiece a tomar las decisiones ya que es posible que el presidente saliente, Guillermo Lasso, “ya no tenga ni interés en gobernar”.

“Noboa ya tiene que asumir su responsabilidad como presidente electo y ningún legislador puede opinar sobre fechas y si es el mismo CNE el que dice que le faltan certificaciones del Tribunal Contencioso Electoral (TCE), las dos instituciones no están a más de diez cuadras de distancia en Quito, vayan y traigan el oficio, no podemos manejar las cosas en este país con coherencia y con respeto a la institucionalidad”, opina.

Posesión debe ser austera y sencilla: Daniel Noboa llega a culminar un mandato

Por otro lado, Nicanor Moscoso hace énfasis en que la posesión presidencial no debe estar sujeta a los protocolos y a la asistencia de los mandatarios de diferentes países y que debe realizarse en apego a la realidad en la que se dio su elección es las urnas. Dice que debe ser marcada por la austeridad, la sencillez y dejar de lado los eventos rimbombantes a los que están acostumbrados los políticos.

“Hay que entender que si bien es nueva persona a la que se eligió y será el presidente, no llega para un nuevo periodo, lo hará para terminar el mandato de Lasso y por toda la situación del país no se debe ni pensar en incurrir en los gastos que implica una transición de mando y hay que hacerlo de forma inmediata”, menciona.

Moscoso dice que Noboa puede posesionarse solo en un evento sencillo y poco a poco irse reuniendo con los mandatarios de otros países, como se ha visto lo está haciendo en Europa y que va más allá del tema protocolario y abarca una agenda real de trabajo. (I)