El entonces coordinador jurídico de Petroecuador Marcelo Reyes López fue el contacto con quien Armengol Cevallos y José Cisneros pactaron, a inicios de 2013 en Miami, los sobornos relacionados con los contratos de la estatal petrolera. Los tres ya fueron condenados en Estados Unidos en procesos por pago de coimas y lavado de activos, el último fue Cevallos el 28 de enero.

El monto de los sobornos en este juicio supera los $ 4,4 millones, sin embargo, los jueces estadounidenses rechazaron la pretensión de Petroecuador de ser reconocida como víctima y por ello recibir parte del dinero de las coimas, que fue blanqueado en el sistema financiero de ese país.

Cevallos Díaz y Cisneros Alarcón fueron subcontratistas de dos empresas que mantuvieron negocios con Petroecuador. Ellos reconocieron ante los fiscales de EE. UU. que acordaron pagar sobornos al menos a tres funcionarios de la petrolera. Según los fiscales, el “esquema ilegal de coimas” se dio desde el 2013 hasta al menos el 2015.

Cevallos fue condenado a 35 meses de prisión y a una multa de $ 35.000 por pago de sobornos y lavado de dinero, y Cisneros a 20 meses de prisión por lavado de dinero. El juez también emitió una orden de embargo preliminar contra Cevallos por $ 4,4 millones. Ambos tendrán tres años de libertad vigilada.

De acuerdo con las confesiones que constan en el proceso, su contacto fue Marcelo Reyes López, que entonces era el coordinador jurídico de Petroecuador, empresa que había comenzado la repotenciación de la Refinería Esmeraldas, un proyecto que costó más de $ 2.000 millones, pero que presentó varios problemas.

En el relato de los hechos señalaron que el dinero se manejó a través de dos empresas de fachada y de O&G International Supplies Inc., con sede en Miami. Un contratista de Petroecuador, cuyo nombre no se menciona en el proceso, envió a mediados de febrero de 2013 dos giros por $ 1,3 millones, cada uno a las compañías de fachada. Una tercera transferencia fue por $ 700.000 y se realizó desde una de las empresas usadas por el contratista GalileoEnergy S. A., de propiedad de Ramiro Luque, también procesado en EE. UU.

Parte del dinero fue luego a Panamá a una de las cuentas de uno de los funcionarios de Petroecuador, según la confesión de Cevallos. Por la colaboración fiscal de Panamá, este Diario publicó que una compañía en la que Cisneros había sido director (Winsek USA Corp.) le depositó casi $ 1 millón a Girbra S. A., usada por el exgerente de Refinería Esmeraldas y luego exgerente de Petroecuador Álex Bravo Panchano.

Otra parte del dinero se utilizó, según los documentos judiciales estadounidenses, para comprar dos propiedades en Miami, para el tercer funcionario de Petroecuador, cuya identidad no se ha revelado.

En total suman seis propiedades en Miami, Doral, Sunny Isles Beach y otras tres en Hollywood. Estos son los bienes que EE. UU. incautó y que estaban todos a nombre de Reyes. El exfuncionario fue condenado en ese país en julio de 2018 por sobornos y lavado de dinero. Su pena fue de 53 meses de prisión y el pago de una multa de $ 30.000.

La firma O&G también fingió un contrato, calificado como fraudulento por los fiscales estadounidenses, con Reyes para justificar el envío de dinero al entonces funcionario de Petroecuador.

Según una investigación de EL UNIVERSO, Armengol Cevallos tenía la empresa Vestsacer S. A., que recibió varios contratos de Tesca Ingeniería del Ecuador S. A., gerenciada por Jaime Morillo Wellenius, contratista de Petroecuador. La mayoría de estos contratos fue adjudicado por Carlos Pareja Yannuzzelli.

Otra firma que también subcontrató con Vestacer fue Maessa, representada por Ángel Astudillo Calero. A su vez, Vestacer transfería parte de las obras a otras empresas como Jvseimec, de Jorge Vivar Quintero, y Ditecservice S. A., de Washington Mora Jara, yerno de Cevallos. (I)