El exempleado de Gunvor, Raymond Kohut, confesó hoy en un juzgado de Nueva York que él y sus jefes pagaron un total de $ 22 millones en sobornos a funcionarios de Petroecuador entre 2012 y agosto de 2020.

El canadiense, de 68 años, trabajaba para Gunvor, uno de los mayores intermediarios petroleros, y dio su confesión la mañana de hoy por video conferencia, según documentos judiciales de Estados Unidos.

El proceso contra Kohut, también conocido como Raymond Hohut, se hizo publico el sábado pasado y al día siguiente el juez autorizó la audiencia para escuchar su confesión a través de una video conferencia hoy martes 6 de abril.

Los detalles sobre el supuesto esquema de sobornos aún no se hacen públicos. La agencia de noticias Bloomberg citó a un alto funcionario del Departamento de Justicia, Mark Bini. Este explicó que Kohut y otras personas están acusadas por el pago de sobornos a funcionarios ecuatorianos para comprar petróleo y sus derivados.

El dirario The Seatle Times señaló que Kohut reside principalmente en Panamá y Bahamas.

De su lado, Gunvor emitió un comunicado en el que indicó que “estaba cooperando con el Departamento de Justicia de Estados Unidos”, sin dar mayores detalles.

Desde el 2016, el Departamento de Justicia ha investigado los esquemas de sobornos en Petroecuador presentando acusaciones en juzgados de Nueva York y de Florida. El número de procesados supera la decena de personas entre exfuncionarios, contratistas e intermediarios financieros.

En abril de 2016 también arrancó el caso de sobornos en la petrolera estatal en Ecuador por las revelaciones de los Papeles de Panamá, publicadas por EL UNIVERSO, por la que fueron condenados varios funcionarios como Álex Bravo Panchano y Carlos Pareja Yannuzzelli.

Otra de las revelaciones de los Papeles de Panamá tenía relación con Gunvor pues entre los archivos del estudio Mossack Fonseca se encontraron documentos que revelaban que el crudo que Petroecuador entregaba a Petrochina Internacional como pago del primer préstamos de mil millones de dólares, en realidad se destinaba a una filial de Gunvor. Los intermediarios petroleros que participaron en ese negocio fueron Enrique Cadena Marín y Jaime Baquerizo Escobar, quienes habrían cobrado $ 1 por cada barril entregado. Cadena ha negado siempre su participación en este negocio. (I)