Desde el Palacio de Carondelet, el ministro del Interior, Patricio Carrillo, presentó un nuevo balance de la situación a nivel nacional en el tercer día de movilizaciones convocadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie). Informó que el epicentro del “vandalismo y caotización” se mantiene en Cotopaxi, aunque destacó que el número de manifestantes se ha reducido en comparación con el día anterior.

Entre los principales daños y desmanes indicó que se han registrado 63 incidentes y que existen unos 20 detenidos, que ya han superado audiencias de calificación de flagrancia, que han confirmado la legalidad de las detenciones.

Publicidad

Confirmó que serían alrededor de 5.500 los manifestantes que están desplegados a nivel nacional, y que siete miembros de la Policía Nacional siguen retenidos en una comunidad de Cotopaxi; por esto, ya han presentado las denuncias por secuestro y la Unidad Nacional Antisecuestros y Extorsión (Unase) está activada para conseguir su liberación, con la colaboración de la Cruz Roja.

Mencionó que quince vehículos policiales han sido agredidos hasta el momento: uno completamente incendiado y el resto con daños en parabrisas y golpes. Expresó que están preparando un informe sobre las violaciones a terceros, como producto del paro, y de su impacto económico, en salud, entre otros ámbitos.

Sobre los cierres en los ingresos a la ciudad de Quito, Carrillo destacó que ya el Ministerio de Gobierno está dialogando con estos grupos, que han presentado “demandas menores”, por lo que confía en que la ciudad pueda volver a la normalidad.

“Tanto es así que estamos decidiendo retirar las vallas que están alrededor del centro histórico: no hacen falta, y necesitamos que la economía se reactive y la actividad comercial funcione”, apuntó.

El ministro del Interior, Patricio Carrillo. Foto: AFP

Antes, Carrillo aseguró que las expresiones de violencia que se han generado en estos días no han sido de parte de las instituciones, sino de quienes no entienden que la protesta debe ser pacífica.

Reiteró que “están enfrentando las movilizaciones con la ley y el orden, para que el ciudadano de bien pueda desempeñar sus actividades”; y manifestó que, desde el frente de seguridad del Gobierno, están “viendo los hilos no visibles de lo que está atrás de las manifestaciones”.

Publicidad

“El día de hoy, Fuerzas Armadas, que se encuentra en tarea en Esmeraldas, ha logrado, en la ruta a Guayaquil, desarticular una organización que pretendía trasladar droga desde el norte hacia los puertos”, contó; dijo que se trata de la organización R7, vinculada también con la última masacre carcelaria de Santo Domingo.

Carrillo enfatizó que, “mientras la Policía y las Fuerzas Armadas están empleadas en su gran mayoría en tratar de recuperar y mantener el orden, la fuerza criminal sigue operando”, y dijo que seguirán con medidas fundamentales para poder seguir con la reactivación del país.

Indicó también que existen órdenes para que los mercados no sufran de desabastecimiento, y que han puesto a disposición de la cartera de Salud el servicio de Aeropolicial para emergencias médicas.

Por su parte, el ministro de Defensa, Luis Lara, se refirió de nuevo a que no se deben descuidar los asuntos de control interno y la lucha contra el narcotráfico. Subrayó que en Colombia se está desarrollando la tercera cosecha de coca, lo que agrava la situación, y que se puede constatar con la captura de la banda que mencionó Carrillo.

Publicidad

El ministro comentó también que el martes 14 se registró un enfrentamiento en Esmeraldas entre infantes de Marina y miembros de una banda de narcotraficantes, que provocó un herido de las Fuerzas Armadas.

“En apoyo a la Policía, las Fuerzas Armadas estarán siempre en la custodia de la paz interna y de la paz ciudadana”, indicó, pero aclaró que no dejarán de lado su lucha contra el narcotráfico y la delincuencia. (I)