A tres semanas de que se instale el nuevo periodo legislativo, la temperatura política en la Asamblea Nacional empieza a subir por las negociaciones entre las cinco fuerzas legislativas y los independientes que esperan reunir al menos 70 votos que viabilicen la designación de las autoridades para los próximos dos años.

A la disputa por captar la presidencia de la Asamblea Nacional entraron todos y ningún sector tiene los suficientes votos para llegar con un candidato a cuestas el próximo 14 de mayo cuando se prevé la instalación de la nueva Asamblea Nacional y la elección de un presidente; dos vicepresidentes; cuatro vocales del Consejo de Administración Legislativa (CAL); el secretario y prosecretario.

Como presidente, primer y segundo vicepresidente podrá ser elegido cualquier legislador que conforma la Asamblea Nacional, pero necesita la mayoría absoluta, eso significa 70 votos. En cambio, para miembro del CAL, debe pertenecer a las diferentes bancadas legislativas. Todas estas dignidades serán posesionadas de manera inmediata a su elección, ante la mesa directiva de la sesión inaugural.

Tres asambleístas más votados en febrero pasado se reúnen y ratifican sus aspiraciones de presidir la Asamblea Nacional

Aunque el Consejo Nacional Electoral (CNE) no oficializa la nueva composición de la Asamblea Nacional, debido a que están pendientes algunos recursos en el Tribunal Contencioso Electoral (TCE), sobre los resultados electorales para la dignidad de asambleístas, los datos preliminares sobre los cuales los grupos políticos hablan son los siguientes:

Publicidad

  • 49 Unión por la Esperanza (UNES)
  • 27 Pachakutik (PK)
  • 19 Partido Social Cristiano (PSC)
  • 18 Izquierda Democrática (ID)
  • 12 Creando Oportunidades (CREO)
  • 12 Independientes y otras organizaciones políticas

La Izquierda Democrática y el movimiento Pachakutik, que juntos suman 45 legisladores, fueron los primeros en suscribir este 22 de abril un acuerdo programático denominado “Minka por la Justicia Social y la Libertad”, contenido en cuatro ejes de acción: economía, empleo y producción; educación y salud; ecología y derechos humanos; y, ética y transparencia.

De este sector existen al menos tres postulantes a ocupar las principales dignidades de la legislatura. Oficialmente, el movimiento Pachakutik postuló a Salvador Quishpe y Guadalupe Llori como sus dos cartas de presentación; en cambio, en la Izquierda Democrática se habla de Wilma Andrade, pero su precandidatura todavía no es oficial.

Para alcanzar el respaldo de los 70 votos, el asambleísta Salvador Quishpe (PK) está dispuesto a extender diálogos con todos los sectores políticos que actuarán en el Parlamento, eso incluye a los 49 asambleístas de la alianza Unión por la Esperanza (UNES).

El coordinador del bloque de la ID, Ecknner Recalde, revela que el compromiso de la alianza Minka por la Justicia Social y la Libertad es trabajar en los cuatro ejes programáticos, a más de captar la presidencia de la Asamblea para Pachakutik y una vicepresidencia para la Izquierda Democrática, más espacios en las comisiones especializadas permanentes y el CAL.

En caso de que ese acuerdo político se rompa por negociaciones unilaterales de Pachakutik, el país sabrá juzgar, porque la intención de la ID es coadyuvar a la gobernabilidad y dar paso a los proyectos que vayan en beneficio de los ecuatorianos. Si por un interés personal se rompe el acuerdo, la Izquierda Democrática continuará en su andarivel, según Recalde.

Acuerdo con asambleístas independientes

Aunque aún no lo han hecho público, también el Partido Social Cristiano (PSC) y el movimiento Creando Oportunidades (CREO) hablan de una alianza legislativa; y que luego de ganar la presidencia de la República para los próximos cuatro años con Guillermo Lasso, aspiran a alzarse con la presidencia de la Asamblea Nacional para el nuevo periodo legislativo que se iniciará en tres semanas; aún no se habla de nombres.

Publicidad

César Rohón, uno de los representantes del PSC por Guayas, señala que las conversaciones políticas con todos los sectores están avanzadas, unas han sido oficiales y otras de manera extraoficial; que esto es un tema de paciencia y persistencia; pero asegura que el primer trabajo desarrollado y que está casi firme es con diez legisladores independientes que plegarán a esa alianza, con lo cual sumarán al menos 41 votos.

Rohón habla también de un diálogo con el movimiento Pachakutik, al que dice que ofrecieron la primera vicepresidencia de la Asamblea Nacional que podría ser para Salvador Quishpe o Guadalupe Llori, pero que aún no confirman su posición y siguen empeñados en captar la presidencia de la Asamblea Nacional. Lo que no se sabe, según Rohón, es cómo lo harán. La única salida sería aliarse con el correísmo representado en UNES.

Las declaraciones de la asambleísta de la ID, Wilma Andrade, de que no apoyará a ninguna candidatura que provenga de la alianza UNES, abriga las posibilidades de un entendimiento con CREO-PSC y aliados, anota Rohón; pues la Izquierda Democrática tendrá su representación justa y no necesariamente una presidencia del Parlamento, afirma.

Con el sector de UNES, añade Rohón, no han mantenido conversaciones formales, pero cree que en política se tiene que conversar con todos en búsqueda de acuerdos sobre gobernabilidad; pero aclara que al legislador Francisco Jiménez (CREO) “se le chispoteó” al señalar que se están valorando los hechos jurídicos del proceso y la estabilidad política que requiere el país, ante un eventual indulto al exmandatario Rafael Correa.

Para Rohón, nadie puede estar por encima de la ley, pues los artículos 97 y 99 de la Ley Orgánica de la Función Legislativa son claros: la Asamblea Nacional no puede conceder indulto o amnistía a personas sentenciadas por delitos contra la administración pública. Eso es desconocimiento de la ley, reitera.

Para Nathalie Arias, representante de CREO, lo dicho por su coideario Jiménez fue mal interpretado, pues su organización política no tiene en agenda ningún tipo de perdón y olvido en el tema del exmandatario, sino una agenda de reactivación económica.

Asambleísta Francisco Jiménez, aclara que no se ha discutido, valorado ni previsto indulto a Rafael Correa

Según Arias, con el PSC existe una alianza electoral y que se coordinará para llevar adelante un trabajo legislativo en común. Con el resto de organizaciones políticas ha habido diálogos y todos deben girar alrededor de una agenda que permita dar viabilidad al proyecto de gobierno de Guillermo Lasso, como la reforma tributaria que permitirá brindar seguridad jurídica al país y atraer inversión.

La representante nacional de CREO insiste en que hay avances en los diálogos, pero que aún no se han definido los perfiles de quién irá a ocupar la presidencia de la Asamblea Nacional. Si CREO presentará su candidato, aún no se define.

La alianza UNES designó a la asambleísta Sofía Espín como coordinadora del bloque, a quien contactamos para conocer sobre el avance de las conversaciones políticas, pero no devolvió la llamada. Su personal de apoyo facilitó un boletín de prensa en que se señala que se unirán con otras bancadas para que la Asamblea Nacional vuelva a tener confianza y el respeto del pueblo ecuatoriano.

La asambleísta electa Pierina Correa (UNES), quien dirigirá la sesión de instalación del nuevo periodo legislativo, reveló que está dentro de la lista de aspirantes a la presidencia de la Asamblea Nacional y para eso invitó a todos los sectores políticos a armar un frente patriótico sin ideologías. (I)