Un grupo de manifestantes del Frente Popular, la Unión Nacional de Educadores (UNE) y otros gremios de campesinos cerraron la madrugada de este 22 de junio la vía a Daule, la altura de la comuna Petrillo, en la provincia del Guayas.

De esta forma se sumaron al paro indefinido contra el gobierno de Guillermo Lasso convocado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) que hoy entra a su décimo día.

Dirigentes de estas organizaciones señalaron que respaldan las demandas del movimiento indígena. Pero agregaron las suyas; en el caso de la UNE, por ejemplo, está la exigencia de que se publiquen en el Registro Oficial las reformas a la Ley Orgánica de Educación Intercultural en las que constan algunos beneficios para el gremio, especialmente la equiparación salarial.

Para esta tarde están previstas marchas en todo el país organizadas por las centrales sindicales aglutinadas en el Frente Unitario de Trabajadores (FUT).

Publicidad

En tanto,a la capital llegaron manifestantes de la Conaie, que entraron la noche del pasado lunes 20. Están instalados en las Universidades Central y Politécnica Salesiana.

El gobierno se ha mostrado abierto al diálogo para desactivar el paro; para ello, aceptó la invitación de la llamada Comisión Convocante, que aglutina a más de 300 grupos de la sociedad civil con el aval de organismos internacionales.

Pero el presidente de la Conaie, Leonidas Iza, condicionó esto a que se les permita resguardarse en la Casa de la Cultura Ecuatoriana para realizar una asamblea interna y resolver si aceptan conversar.

En un video que se divulgó la madrugada de este 22 de junio, el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, insistió en que el régimen está dando pasos “firmes” para la resolución de este conflicto “que está afectando la vida de todos”. “Públicamente le hemos transmitido al señor Iza que contamos con un mecanismo de negociación confiable e imparcial que permite acercar nuestras posiciones, aceptamos el llamado de la ONU, de la Unión Europea y de más de 300 organizaciones de la sociedad civil para que mediante el diálogo discutamos abiertamente nuestras posturas”.

Y reiteró la invitación a los dirigentes indígenas para que se siente a conversar y solucionar “de una vez por todas este conflicto”. (I)