Los movimientos indígenas que lideran el paro nacional sostienen su agenda de diez puntos y exigen al Gobierno nacional que se desmilitarice la Casa de la Cultura y el parque El Arbolito, en Quito, para mantener una asamblea de sus colectivos y darle una respuesta al llamado al diálogo.

Esta fue la posición que tuvieron los movimientos de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), la Confederación Nacional de Organizaciones Indígenas, Negras, Campesinas (Fenocin) y el Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicas del Ecuador (Feine), frente a una carta que les envió el presidente de la República, Guillermo Lasso, en la que les explica las acciones que ha tomado para atender los diez puntos de sus demandas.

La noche de este 21 de junio, en un mensaje transmitido por las redes sociales pasadas las 20:00, los líderes de las tres organizaciones se ratificaron en sus pedidos, evadiendo atender el llamado al diálogo que ha hecho Lasso y varias organizaciones de la sociedad civil, para ponerle fin a los nueve días del paro.

Al contrario, condicionaron al Ejecutivo a derogar el decreto de estado de excepción y permitirles ocupar las instalaciones de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y el parque El Arbolito para realizar una asamblea popular.

Publicidad

El presidente de la Conaie, Leonidas Iza, ofreció al jefe de Estado responderle dicha carta, pero cuando las estructuras del movimiento indígena puedan mantener esta asamblea y en colectivo, tomar las decisiones.

En esa línea, el dirigente invitó a las agrupaciones sociales afines a unirse a este encuentro y, desestimó los llamados al diálogo de actores de “nula legitimidad”.

“(Necesitamos) organizar, discutir y afinar procedimientos sobre nuestras posturas y respuestas de cara al nuevo acercamiento con resultados que habíamos solicitado. Esto supone una voluntad para bajar las acciones represivas: derogar el estado de excepción y desmilitarizar el parque El Arbolito para sostener nuestra asamblea general. No acudiremos al llamado de actores con nula legitimidad, nuestro espíritu siempre latente, y la voluntad de diálogo siempre con resultados”, enfatizó el dirigente.

Criticó al Gobierno por tener un “espíritu bélico”, que responde la manifestación con “balas”, que ha exacerbado los ánimos, ha dejado dos muertos y alrededor de 79 heridos.

Publicidad

“Vamos a sostener esta lucha, le entregaremos al Gobierno esta respuesta, simplemente pedimos el cumplimiento de los puntos que han sido abordados. Más están indignándonos, porque hoy se ha visto batallas campales, cuando pretendemos un espacio para nuestras asambleas”, zanjó Iza.

QUITO (21-06-2022).- Manifestantes se enfrentan a la Policía Nacional en el sector conocido como "Puente del guambra", en el norte de Quito, durante el noveno día del Paro nacional. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas

En una declaración similar, el presidente de la Fenocin, Gary Espinoza insistió a Lasso que dé respuesta a sus demandas, pues “la pelota está en su cancha. Usted tiene la respuesta”, le dio. Mientras Eustaquio Toala, presidente de la Feine, exigió al mandatario a que no sigan “masacrando” a las multitudes que están en las protestas.

“Creemos en su capacidad todavía, presidente”, expresó Toala.

A estos considerandos, Iza hizo un llamado a la iglesia católica y otras, a que “abran sus puertas” para recibir a la comunidad indígena que se encuentra en la capital, para que puedan descansar.

Publicidad

Indígenas afuera de la Universidad Politécnica Salesiana (UPS) en Quito, el 21 de junio de 2022, en el noveno día consecutivo de protestas contra el gobierno. (Foto de Verónica LOMBEIDA / AFP) Foto: AFP

Desde su llegada a la capital la noche del lunes 20 de junio, las delegaciones del movimiento social se trasladaron a las instalaciones de la Universidad Central del Ecuador y de la Universidad Politécnica Salesiana, que son considerados como ‘zonas de paz’.

Esto, en medio de violentas jornadas de enfrentamientos protagonizadas por los manifestantes en la disputa por intentar llegar hasta el parque El Arbolito y la Casa de la Cultura, en tanto que efectivos de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas los repelen con gases lacrimógenos, bombas aturdidoras y granadas de humo. (I)