Para la realización de 38 debates electorales obligatorios entre los candidatos a alcaldes y prefectos de las jurisdicciones con más de 100.000 electores, el Consejo Nacional Electoral (CNE) estimó una inversión de $ 841.363.

Las reformas al Código de la Democracia establecieron la obligatoriedad de realizar, tres semanas antes del día del sufragio, estos eventos para fomentar la “discusión pública en la que los candidatos a una dignidad contrastan sus programas de gobierno y propuestas programáticas, sometiéndose al cuestionamiento de sus rivales, moderadores y ciudadanía, a través de los medios de comunicación y el público presente”.

En el caso de los aspirantes a las prefecturas, los debates se realizarán en Esmeraldas, Carchi, Manabí, Santa Elena, Los Ríos, Azuay, Cañar, El Oro, Loja, Guayas, Chimborazo, Tungurahua, Bolívar, Cotopaxi, Imbabura, Santo Domingo de los Tsáchilas y Pichincha.

Organizar 38 debates entre los candidatos a alcaldes y prefectos, el ‘reto’ del Consejo Electoral para los comicios seccionales

Para los candidatos a alcaldes, se realizarán en Esmeraldas, Portoviejo, Manta, Chone, Santa Elena, Babahoyo, Quevedo, Cuenca, Machala, Loja, Guayaquil, Milagro, Daule, Durán, Riobamba, Ambato, Latacunga, Ibarra, Otavalo, Santo Domingo y Quito.

Publicidad

El CNE en su programación presupuestaria planteó diferentes valores para que las Juntas Provinciales Electorales realicen estos debates. Por ejemplo, en Loja se planificó un valor de más de $ 40.000; en Pichincha $ 42.000, en Santa Elena $ 16.400; a lo que se suman servicios notariales.

Entre otros valores que se han previsto, está la adquisición de equipamiento informático que asciende a los $ 4′694.856; y para realizar el voto telemático en 26 países para los ecuatorianos residentes en el exterior que sufragarán para la elección de los siete vocales del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS), $ 871.452.

Elecciones 2023: las dignidades que se elegirán el 5 de febrero de 2023 en Ecuador

El 2 de marzo pasado, el pleno aprobó un presupuesto operativo electoral (POE) por los $ 109′344.945, de los que para la planta central se estimó en $ 69′129.235 y para las delegaciones provinciales $ 40′215.710. (I)