Mientras los líderes del movimiento indígena intentaban entablar un diálogo con el gobierno de Guillermo Lasso, en los exteriores del colegio Matovelle en Quito, reinaba la hostilidad y actitudes violentas de los manifestantes.

Pasadas las 15:00 de este 27 de junio, quinceavo día del paro nacional, los dirigentes de las tres organizaciones que impulsan estas medida de hecho mantuvieron un segundo acercamiento con autoridades del Ejecutivo, como el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez y el secretario de la Administración Pública, Iván Correa. El presidente de la República, Guillermo Lasso no asistió a esta iniciativa impulsada por el titular de la Asamblea Nacional, Virgilio Saquicela.

Al conocerse la noticia, a eso del mediodía arrancó una marcha pacífica avanzó por las calles de Quito que intentaba rodear el Palacio de Gobierno, pero se encontraron con vallas metálicas y piquetes de la fuerza pública para evitar desmanes.

Luego, una delegación de manifestantes se trasladó hasta la iglesia de la Basílica del Voto Nacional, en donde se preveía este encuentro, que finalmente se realizó en el colegio Matovelle.

Publicidad

Gobierno y dirigencia indígena continuarán el diálogo este martes

Llevando sus escudos y lanzas, un grupo de indígenas de la Amazonía rodearon el lugar. Decidieron proteger la puerta de ingreso y tenían la facultad de admisión de quiénes ingresaban.

Pero trasladaron su furia hacia los periodistas. “Prensa corrupta que se largue”, “escorias”, “basura”, “mentirosos”, “sinvergüenzas”, “vendidos” estaban entre los epítetos.

Incitaban a la gente a agredir. Las mujeres indígenas querían pegar a las mujeres periodistas. Las ofendían y amedrentaban sobre su físico. A los equipos de televisión de Ecuavisa y Teleamazonas se los intentaba golpear y quitar sus cámaras.

A la reportera de Telemazonas, las mujeres la insultaban por su rasgos y le increpaban “ahora sí estás echa la que ves el teléfono, alza a ver, di algo pues”, buscando una respuesta para proceder a agredirla. Pero ella calló para evitar enfrentamientos.

Publicidad

En el intento por ingresar y presenciar este suceso, equipos televisivos, de radio y prensa escrita fueron desalojados de la calle con empujones y gritos. “Fuera, prensa corrupta”, “digan la verdad”, gritaba una mujer. Otro manifestante empujaba a un camarógrafo y con gritos le decía que por qué no reportan lo que pasa en el país. “¡Lárguense, lárguense de aquí si no quieren que les rompamos las cámaras!”, amenazaba.

Se armó un cerco para evitar que alguien se acerque a la puerta de ingreso al liceo. A la par, formaron grupos musicales, bailaban y cantaban.

En la espera por conocer los resultados de este diálogo, empezaron a buscar “infiltrados”. Por ahí, detectaron que dos policías vestidos de civil estaban entre ellos y los retuvieron. Les quitaron lo que habían sido, supuestamente, bombas lacrimógenas.

Cerraron las calles formando cercos con sus lanzas y no permitían el paso. A dos reporteras que hacían cobertura les requisaron sus celulares y las obligaban a mostrar su contenido para que lo borren.

Publicidad

QUITO (27-06-2022).- Leonidas Iza, presidente de la conaie, en el ingreso a la Iglesia Basílica del Voto Nacional, para el diálogo de autoridades del gobierno e indígenas para encontrar una slida el paro nacional que lleva 15 días, en la iglesia Basílica del Voto Nacional. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: El Universo

De repente, Patricio Copara, uno de los asesores de Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), apareció en la puerta y dispuso que se permitiría el ingreso solo de la prensa internacional. La nacional no porque es “corrupta”.

De nuevo la desesperación por ingresar al cónclave y unos pocos representantes de los medios de comunicación nacionales lograron ingresar en medio de la turba, los gritos e insultos. Se les permitió para “ver cómo informan”, les decían en tono amenazante.

Horas más tarde, Leonidas Iza sorprendió a sus bases y salió a darles un mensaje. Le entregaron un megáfono y les exigió que se calmen.

Los miembros de la guardia indígena cuidaban que nadie se le acerque y peor aún que a alguien se le ocurra grabarle con un celular.

Publicidad

Se alertaban entre ellos y a algunos se les intentó arranchar los teléfonos o obligarlos a borrar los contenidos.

La gente lo interrumpía, pues exigían que saquen “a la prensa corrupta” de esta reunión. Iza enojado les pidió que lo escuchen, porque al interior se estaban discutiendo temas importantes y el ambiente era “tenso”, por lo que necesitaba que no se generen desmanes en las exteriores.

Llamó a que liberen a los policías y los dejaron entrar al colegio para evitar que se les aplique la justicia indígena, que fue una primera intención entre los manifestantes.

Discursos ‘pobres’ y ‘repetitivos’, en los que se habla hasta de testículos, reflejan la calidad de representación que hay en la Asamblea Nacional

Los soltaron e Iza ingresó a la reunión y la gente siguió esperando hasta que la cita terminó pasadas las 22:00. A su salida les pidió que se dirijan a la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en donde realizan sus asambleas, para informarles de las resoluciones.

Este martes, está previsto que se reinstale este llamado al diálogo, en el que se conocerá si el Gobierno de Guillermo Lasso, acepta las peticiones de la Conaie, la Confederación de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin) y del Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicos del Ecuador (Feine) de reducir en más de diez centavos los precios de la gasolina extra y el diésel.

En los quince días de este paro nacional, la organización no gubernamental Fundamedios ha registrado 135 agresiones en contra de equipos de prensa. En tanto, el Consejo de Comunicación ha levantado un reporte de 83 alertas y 139 periodistas agredidos. (I)