La agenda de diez puntos que reivindican tres movimientos indígenas como parte del paro nacional, se transformaron en once, siendo el último el activar la vía jurídica a través de la Asamblea Nacional para destituir a Guillermo Lasso de su cargo como presidente de la República.

Este 24 de junio se vivió el doceavo día del paro nacional indefinido y, luego de que el Ejecutivo decidió devolverles la Casa de la Cultura y el parque El Arbolito, para que sus estructuras comunitarias puedan sesionar y abrirse al diálogo y ejecutar la agenda original de los diez puntos, la coyuntura tomó otro rumbo. Esa agenda pasó a segundo plano, pues la multitud ovacionó un “¡Fuera Lasso fuera!”.

El argumento es que el jefe de Estado no ejecutó su agenda en estos doce días de paralización y tras un año de conversaciones.

El ágora de la Casa de la Cultura fue el escenario en el que miles de indígenas instalaron una denominada asamblea popular para resolver dos cosas: dialogar o revocar la presidencia de Lasso.

Publicidad

La respuesta popular era “no” al diálogo, pero sí que Lasso “se vaya”.

Guillermo Lasso anuncia que la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas actuarán con los medios necesarios para defender el orden público y la democracia

Pasadas las once la de la mañana empezó este cónclave, en cuya tarima estaban presentes más de 30 dirigentes de pueblos y nacionalidades que planteaban propuestas para terminar con las medidas de hecho, y todas coincidían en que Lasso deje la presidencia.

La instalación estuvo a cargo de la vicepresidenta de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Zenayda Yasacama, pues el presidente, Leonidas Iza, había viajado a las 05:00 de este viernes, a la ciudad de Latacunga (Cotopaxi) para cumplir una medida de presentación periódica, dentro de la investigación que enfrenta por presunta paralización de servicios públicos.

Otros líderes presentes fueron Eustaquio Tuala, del Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicos del Ecuador (Feine) y Gary Espinoza de la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin), que en conjunto con la Conaie, impulsan este paro.

Publicidad

De a poco, se fueron sumando los legisladores de la llamada ‘ala rebelde’ de Pachakutik (PK) quienes debían exponer esa vía jurídica que permitirá sacar a Lasso del mandato. Peter Calo, Fernando Cabascango, Mario Ruiz, Mireya Pazmiño, Darwin Pereira, José Chimbo, Ángel Maita y Dina Farinango llegaron eufóricos.

No obstante, esa vía jurídica se había plasmado en una resolución tomada por los dirigentes la noche y madrugada del 23 y 24 de junio últimos, que concluye con la exigencia a la Asamblea Nacional para que “firme la muerte cruzada”.

Esta se configura, según explicaron, por la conmoción social que vive el país y el incumplimiento de parte del Gobierno de sus demandas. La prueba: el texto del decreto ejecutivo con el que Lasso dispuso el estado de excepción y que señala una conmoción interna.

QUITO (24-06-2022).- La Conaie y otras organizaciones indígenas permanecen en el Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en una Asamblea para tomar decisiones frente al Paro nacional que cumple, hoy, doce días. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas

Este mecanismo de la ‘muerte cruzada’ está contemplada en el artículo 130 de la Constitución, con el que el presidente de la República es destituido de sus funciones. El Consejo Nacional Electoral (CNE) deberá convocar a elecciones para elegir Presidente de la República y asambleístas.

Publicidad

Esta decisión del movimiento indígena se articuló con la campaña que inició este viernes la bancada del correísmo Unión por la Esperanza (UNES), cuyos 47 asambleístas firmaron una solicitud para que se aplique el artículo 130 de la Constitución.

Mireya Pazmiño tildó al gobierno de Lasso de neoliberal, corrupto y ofreció: “¡Lo vamos a sacar carajo!”

Calo explicó a los manifestantes que solicitarán al presidente de la Legislatura, Virgilio Saquicela que “autoconvoque” a una sesión para tratar la aplicación del artículo 130 de la Constitución para que se trate con urgencia; y, que los 137 asambleístas respondan si “van a votar a favor del pueblo o defender a este nefasto gobierno”. “Si por eso, tiene que darse la muerte cruzada, que se dé compañeros, pero la lucha hasta el final”.

La masa estaba cansada de oír mensajes y saludos y quería decisiones. De repente, a eso de las 13:00, Iza llegó y hubo ovaciones.

Publicidad

De inmediato, pidió inteligencia a sus compañeros y a controlar las protestas, pues pueden convertirse “en un acto que van a deslegitimar nuestras luchas”.

QUITO (24-06-2022).- La Conaie y otras organizaciones indígenas permanecen en el Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en una Asamblea para tomar decisiones frente al Paro nacional que cumple, hoy, doce días. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas

“Los actos de vandalismo, este pueblo no se va a hacer cargo. Venimos a luchar con dignidad y resistencia, pero nosotros no nos hacemos cargo de los espacios en los que incluso quieren vincular con el narcotráfico”, zanjó.

Insistió que, al no resolverse su agenda en estos doce días, hay “un sentimiento colectivo de pasar a otro momento”, por lo que solicitaron a la Asamblea Nacional que “pueda avanzar a un siguiente paso”, porque “para resolver los problemas han pedido que por favor se vaya (Lasso)”.

Partido Social Cristiano no apoyará en la Asamblea la destitución del presidente Guillermo Lasso

Minutos después, declaró un receso a esta “asamblea popular”, antes de definir con las bases la decisión y advirtió que el Ejecutivo pretende retomar el espacio de la Casa de la Cultura, pero “no la vamos a perder, la vamos a mantener”.

De repente, los enfrentamientos en los exteriores, entre grupos de manifestantes y la Policía Nacional se exacerbaron. El olor a bomba lacrimógena empezó a ingresar al lugar y la gente empezó a desesperarse por salir.

Una nube azulada cobijaba los ingresos a la Asamblea Nacional y a la Contraloría General del Estado, mientras la Conaie, preparaba su mensaje al país de que no buscarán el diálogo, sino que Lasso deje la Casa de Gobierno. (I)